Energías re­no­va­bles, pri­vate equity y hedge funds in­tentan atraer a un in­versor de­cep­cio­nado

Las inversiones alternativas se erigen como la principal opción ante las pérdidas bursátiles

Aumentan un 15% ante la in­cer­ti­dumbre y falta de ren­ta­bi­lidad du­rante los dos úl­timos años

Energias renovables
Energias renovables

Los mer­cados re­gis­tran im­por­tantes con­tra­tiem­pos. De ahí a que los in­ver­sores cada vez vean más di­fícil dónde pueden poner su di­nero. La renta va­riable está ge­ne­rando muy poca tran­qui­li­dad, la renta fija no da su­fi­ciente re­torno por las po­lí­ticas de los bancos cen­tra­les, mien­tras que ac­tivos como los de­pó­sitos se en­cuen­tran en ren­di­mientos cer­canos al 0% por los tipos de in­terés ne­ga­ti­vos. Esto ha pro­vo­cado que es­tra­te­gias en in­ver­siones al­ter­na­tivas hayan cre­cido ex­po­nen­cial­mente en los úl­timos años.

Este tipo de estrategias alternativas, efectivamente, ha aumentado desde los 3.100 millones de dólares en 2008 hasta los 8.800 millones de dólares actuales.

¿En qué consisten estas inversiones que están cada vez ganando más adeptos? Desde Andbank explican que las inversiones alternativas pueden centrarse en activos cotizados o no cotizados, por lo que hay que contar con la posibilidad de que, en un momento dado, “podamos necesitar disponer del dinero invertido y tengamos que hacer frente a una potencial falta de liquidez”.

Desde BlackRock explican que puede que una asignación 60/40 en acciones y bonos ya “no sea suficiente para satisfacer los objetivos de inversión a largo plazo”. En este sentido, las inversiones alternativas pueden “potencialmente reducir la volatilidad, mejorar los rendimientos y generar mayores niveles de rentas para una cartera”.

En búsqueda de lo diferente

Las inversiones alternativas proporcionan muchas ventajas para los ahorradores. Por una parte, una mayor rentabilidad/riesgo. Dicho de otro modo, generan más rentabilidades por unidades de riesgo, lo cual también sirve para proteger el capital.

Otra de los beneficios es que tiene una baja correlación con fuentes de retorno diferentes. Las inversiones alternativas también tienen una mayor diversificación, puesto que ofrecen un universo mayor de activos y estrategias de inversión y el acceso a la economía real. Igualmente, ofrecen una gestión activa y alineamiento con los intereses que tengamos.

De este modo, un producto clásico ejemplo de iliquidez son los “bienes inmuebles”, uno de los activos alternativos preferidos por los inversores españoles. Básicamente porque la propia naturaleza de las infraestructuras, “esenciales en el desarrollo diario de la sociedad, convierte a estas en un nicho idóneo en el que invertir por su elevada demanda de inversión permanente”, concretan desde Andbank.

Las energías renovables suponen otra inversión a tener en cuenta ya que pueden ofrecer flujos de caja estables a largo plazo y poco sensibles a los ciclos económicos. En el caso de las renovables conviene estar informado de los cambios regulatorios que se puedan producir ya que “supone una variable que incide de manera directa en el negocio de estas compañías y que, por tanto, puede suponer una incertidumbre a tener en cuenta”, destacan.

Además, hay otras formas de inversión alternativa; que, más que activos en los que invertir, son vehículos de inversión (en activos tradicionales o alternativos) como el private equity o los hedge funds.

Artículos relacionados