OPINIÓN

Ni Gobierno ni elecciones pero la economía va...

Afortundamente, la eco­nomía es­pañola se desen­vuelve con sol­tura sin Gobierno

Años atrás -recuerdan los más viejos de la lo­ca­li­dad- el Gobierno (el del General Franco) ce­rraba por va­ca­cio­nes. Traslado de la Corte a San Sebastián o de pesca en el Azor. Empresas y fa­mi­lias ha­cían el pe­tate y según los me­dios de cada uno se iban al pueblo a la playa o a la mon­taña. Añoranza, sobre todo para al­gu­nos. Los tiempos de­mo­crá­ticos son más mo­vi­dos. Hay que ga­narse el puesto. El Gobierno en fun­ciones y los má­ximos res­pon­sa­bles de los par­tidos andan de­di­cados a bus­carse la vida y con­se­guir el mayor en­ten­di­miento po­sible con otras for­ma­ciones po­lí­ti­cas. Una ma­yoría par­la­men­taria exige de­di­ca­ción, sen­si­bi­lidad y quizá suerte.

Afortunadamente la economía española se desenvuelve con soltura. La ciudadanía, al menos en una buen parte, organiza con más holgura sus vacaciones. Hay menos niños y más campamentos de verano. Además en tiempos de bonanza y sin altentados criminales, los problemas políticos se diluyen en lo cotidiano.

El otoño sin embargo, aunque lejano, no deja de presentar serias amenazas. Por un lado, la sentencia del procès y la cuestión catalana. Por otro el Brexit y la cuestión europea incluidos los emigrantes. ¿Qué dirán los políticos a aquellos ciudadanos expuestos a perder su puesto de trabajo a consecuencia de una caída en la actividad por una alteración en las transacciones comerciales o turísticas con el Reino Unido?.

Los partidos del centro derecha (en el supuesto que el calificativo centro mantenga el significado) insisten en paralizar la formación de un gobierno que represente a la gran mayoría de los ciudadanos españoles. Reproches a la “banda de Sánchez” o a la “abstención de Bildu en Navarra”. Preguntas: ¿Y el ayuntamiento de Pamplona y aquellos acuerdos en Álava y Navarra del hoy senador popular por Castilla y León?.

En el debate de investidura la oposición no hizo ningún hincapié en los problemas de la ciudadanía y el buen gobierno. Ninguna pregunta al gobierno Sánchez sobre cómo afrontar el problema del desempleo persistente o del déficit presupuestario.

Silencio, también sobre el volumen de la deuda pública: el 100% del PIB y un monto tres veces superior al de 2007 (derrumbe entonces de las cotizaciones del IVA e IRPF unidos a las exigencias de atender unas mayores prestaciones por desempleo). Otras exigencias no resueltas que también reclamarían la atención de los gobernantes.

En la educación superior, profesores con un excelente historial académico no pueden acceder a una cátedra de instituto o universidad. El establecimiento académico nacional mantiene cerradas las puertas del baluarte. ¿Imposible flexibilidad anglosajona o europea?.

¡La vivienda! En esta España vacía que comienza su vaciedad territorial en las mismas puertas de nuestras ciudades es dificilísimo construir viviendas en terrenos de propiedad garantizada por el Código Civil. ¿Alguna iniciativa cuando el alto precio de la vivienda o de los alquileres responde fundamentalmente a la escasez de oferta?.

Europa no está tan vacía porque cualesquiera que sean las normas urbanísticas las ciudades tienen continuidad. De alguna manera la arbitrariedad y las autoridades locales y el respeto a la propiedad privada deben tener otro comportamiento. “El Enredo Político paraliza las Reformas”. Éste era el título del celebrado editorial del Financial Times a raíz del frustrado debate de investidura. Sus dos líneas finales decían: “Mr Sánchez achieved victory in April. He must be given the opportunity to govern”.

Artículos relacionados