LA SEMANA BURSÁTIL

Agosto arranca cargado de espinas

El ho­ri­zonte a corto plazo de los mer­cados fi­nan­cieros in­ter­na­cio­nales se ha en­tur­biado se­ria­mente du­rante la úl­tima se­mana. El martes pa­sado, el Ibex 35 re­gistró su peor caída del año con un des­plome del 2,5% y en el ba­lance global de las cinco úl­timas se­siones ha per­dido más de un 3,5%, las­trado por el sector ban­cario y los va­lores más sen­si­bles a la guerra co­mer­cial como Arcelor Mittal.

Este descenso ha reducido la revalorización en el conjunto del año a poco más del 4%. Pero lo más importante es la pérdida de la referencia de los 8.900 puntos cuando hace un año el selectivo rozaba los 10.000 puntos. Con todo, el Ibex no ha sido el peor índice en Europa en la semana. Fráncfurt y París se han dejado más de un 4,3%.

Detrás de este desplome se encuentra las reiteradas amenazas del presidente Trump de imponer más aranceles a China si no se producen avances en las negociaciones comerciales. Esto ha despertado viejos fantasmas en el mercado. Que han provocado la salida inmediata y desordenada de muchos inversores de la renta variable.

Ni siquiera la decisión de la Reserva Federal de rebajar un cuarto de punto sus tipos de interés, por primera vez en más de una década, ni el tono optimista reflejado por su presidente, Jerome Powell, ni la fortaleza del mercado labor norteamericano han logrado contener la sangría. Al complejo panorama internacional se ha sumado además el desplome sufrido por la libra esterlina después de que el nuevo primer ministro británico Boris Johnson haya elevado las probabilidades de un Brexit por las bravas y sin acuerdo que amenaza con sembrar el caos en el país y en la zona euro.

Los operadores no encuentran tampoco consuelo en un posible soporte del Ibex 35 tras cerrar por debajo de los 8.900 punto. Si no se aleja de él o lo recupera pronto, esperan que este nivel pueda servir de punto de apoyo para un posible rebote siempre y cuando no se sigan produciendo más malas noticias en el mes de agosto. Un mes vacacional caracterizado por el bajo volumen de negocio y la alta volatilidad y ya sin el apoyo de los resultados empresariales.

De momento, las tensiones comerciales entre Japón y Corea del Sur, socio preferente de EEUU en la zona, y las nuevas pruebas balísticas de Corea del Norte no invitan demasiado al optimismo.

Calendario semanal de Bolsa

Después de la intensidad vivida en las dos últimas sesiones, con la reunión de los grandes bancos centrales y una gran batería de indicadores económicos, la primera semana completa del mes de agosto se presenta sin demasiadas referencias importantes. Una complicación añadida para los pocos inversores que se hayan quedado de guardia teniendo en cuenta la delicada situación financiera y geopolítica.

Este lunes, la atención se centrará en los datos de actividad PMI del sector servicios que se publicarán en la zona euro y EEUU.

Para la sesión del martes, lo más relevante serán los pedidos industriales en Alemania.

El miércoles se esperan la producción industrial en Alemania y el índice hipotecario MBA y los créditos al consumo al otro lado del Atlántico.

La agenda financiera internacional del jueves tampoco llegará demasiado cargada de citas importantes. Lo más destacado será la producción industrial y los inventarios al por menor en EEUU. Este día se conocerá el boletín económico del BCE, que puede servir a los operadores para encontrar pistas sobre la situación y las perspectivas de la economía europea.

La semana bursátil se cerrará el viernes con la inflación de Japón y China, el PIB y la producción industrial en el Reino Unido y los precios de producción en EEUU. Muy pocas referencias para un mercado muy necesitado de buenas noticias.

Artículos relacionados