INVERSIÓN

EEUU, China y Reino Unido mueven prác­ti­ca­mente los 67.000 mi­llones de dó­lares que este mer­cado ge­nera al año

El negocio mundial del arte en manos de dos multimillonarios franceses

François-Henri Pinault y Patrick Drahi con­trolan Christie’s y Sotheby’s, las dos ma­yores casas de subastas

Christie`s
Christie`s

Cuando los mer­cados bur­sá­tiles aflo­jan, los in­ver­sores miran hacia otro lado donde rea­lizar sus ope­ra­cio­nes. El oro y el arte se han con­ver­tido en las in­ver­siones re­fugio de las grandes for­tunas ante los ele­vados riesgos que pre­sentan las crip­to­mo­ne­das. La ga­lería Sotheby’s acaba de ser com­prada por el mul­ti­mi­llo­nario francés Patrick Drahi por 3.700 mi­llones de dó­lares (3.300 mi­llones de eu­ros), lo que da mues­tras del in­terés de este mundo, no apto para aho­rra­dores do­més­ti­cos.

Siempre se ha dicho que la inversión en arte es un valor seguro y un valor refugio. Ahora bien, con ser así, lo que hay detrás es un negocio muy acotado para las grandes fortunas, los fondos y los especuladores del mundo de las finanzas.

Según el último informe de Art Basel y de UBS, el mercado global del arte movió unos 67.000 millones de dólares (unos 60.000 millones de euros) en 2018, lo que supone un crecimiento de un 6% respecto a 2017. Las perspectivas para este año es que podría registrar un aumento superior a la vista de cómo están los mercados bursátiles.

EEUU, China y Reino controlan el mercado

Estados Unidos (42%), China (21%), Reino Unido (20%) y Francia (7%) son los cuatro países que acaparan el mercado del arte en el mundo. España representa en torno a un 2% de las ventas de arte y antigüedades dentro de la Unión Europea, según un estudio de la Fundación La Caixa.

El gran negocio del arte ha pasado a ser controlado por dos multimillonarios franceses: Patrick Drahi, que ha comprado la galería Sotheby’s y François-Henri Pinault, que manda en la casa Christie’s. Se le considera uno de los empresarios más ricos del mundo, con una fortuna familiar estimada de 30.500 millones de dólares.

Por su parte, la firma de subasta británica, pero con sede en Nueva York, ha caído en manos del coleccionista franco-israelí, Patrick Drahi, fundador de la multinacional de telecomunicaciones Altice, con sede en Holanda. La revista Forbes le calcula una fortuna de unos 6.150 millones de euros.

“Como futuro propietario, tengo plena confianza en la administración de Sotheby’s y, por lo tanto, no anticipo ningún cambio en la estrategia de la compañía. La administración y sus excepcionales equipos y talentos en todo el mundo continuarán operando con todo mi apoyo”, indicó Drahi en un comunicado cuando anunció la operación el pasado 17 de junio.

Ahora, ha sido Bruselas quien acaba de dar el visto bueno, y se espera que los reguladores estadounidenses no presenten problemas, ya que cotiza en Bolsa. Desde junio pasado, el valor ha subido hasta los 58 dólares, con lo que supera la oferta de 57 dólares por título.

Una vez concluya toda la venta, la casa de subastas dejará de cotizar en la bolsa de Nueva York, después de 31 años de estar en el mercado estadounidense y pasará manos privadas. El multimillonario Patrick Drahi no ha descubierto aún sus proyectos en la casa aunque, en el momento de anunciar la compra, adelantó que no preveía cambios en la estrategia.

Christie’s y Sotheby’s lideran las subastas

Christie’s y Sotheby’s mantienen el liderazgo en facturación de obras de arte. La primera, registró cerca de 5.000 millones de dólares en 2018 y, la segunda, 3.932 millones de dólares, según el informe de Art Price y Artron Art Group.

A mucha distancia de las dos más poderosas, la china Poly Group y Phillips se disputan el tercer y cuarto lugar, con 654,3 millones de dólares y 653,8 millones, respectivamente. China Guardian ocupa el sexto lugar con 606,2 millones de dólares. Entre las 15 primeras, no se encuentra ninguna firma española.

Todo lo que el negocio del arte está en alza, el negocio de la joyería de alta gama se mantiene estancado. La compañía Tiffany ganó 361,5 millones de dólares (236 millones de euros) en el primer semestre del año fiscal entre febrero y julio, lo que supone un descenso de un 8,9% respecto a igual periodo del año anterior.

Las ventas netas en los seis primeros meses de su ejercicio cayeron un 2,7% interanual, hasta 2.051 millones de dólares (1.851 millones de euros). En el marcado americano, la facturación cayó un 3%, en Europa y Asia Pacífico un 4%, respectivamente, mientras que en Japón las ventas de Tiffany cayeron un 2%.

Artículos relacionados