En Europa per­siste el de­bate sobre la via­bi­lidad del pro­yecto, con un BCE ma­nia­tado

Los gestores predicen un derrumbe histórico de Wall Street el próximo año

Guggenheim pro­nos­tica una caída del 50% en las ac­ciones y dice que la ba­jada de tipos sólo re­trasa la re­ce­sión

Wall street
Wall street

La ba­jada del precio del di­nero en 0,25 puntos por parte del banco cen­tral nor­te­ame­ri­cano (FED), por pri­mera vez en cuatro años, lo único que puede con­se­guir este des­censo es re­trasar lo inevi­ta­ble. Como mu­chos otros ana­lis­tas, el má­ximo res­pon­sable de datos de la so­ciedad de ges­tión de ac­tivos Guggenheim, que con­trola in­ver­siones por im­porte de 209.000 mi­llones de dó­la­res, Scott Minerd, ha de­nun­ciado que la Reserva Federal de­bería haber subido ti­pos, en lugar de ba­jar­los.

Bajo la excusa de que la economía está mostrando síntomas de agotamiento, Trump pretende alargar el ciclo económico hasta las próximas elecciones en Estados Unidos. Pero un año es un periodo demasiado largo. “La Fed ha pulsado el botón del pánico”, advierte Minerd, mientras augura que “el dinero va a salir de los bancos centrales a través de bonos, lo que liberará capital y, como es lógico, encontrará otro lugar para migrar y, en última instancia, terminará en manos de las acciones”, ha indicado el CIO (responsable de Sistemas) de Guggenheim.

El sostenimiento artificial de la economía tiene el peligro de aplazar las reformas estructurales derivadas de las fuerzas demográficas que limitan la producción y deprimen los precios, se indica en un artículo publicado en el digital Zero Hedge. Esta información advierte que es posible que los mercados de crédito se vean más afectados de lo normal en la recesión. Esto se debe a la alta tasa récord de deuda corporativa con respecto al PIB”. Y asegura que el movimiento bajista tendrá una magnitud equivalente a lo que han subido las cotizaciones en el periodo de bonanza. En este caso, el 50%.

Recesión en 2020

Guggenheim indica que las expectativas de que la recesión se produzca en el primer semestre del año se han duplicado, aunque prevé una duración normal de este periodo bajista, porque a diferencia de otras ocasiones no existe una burbuja en el mercado inmobiliario y además el sistema bancario se encuentra en una fase de solidez. En los últimos cuatro años, la Fed había realizado una subida progresiva del precio del dinero. Hasta en nueve ocasiones lo encareció en tramos de un cuarto de punto.

El artículo de Zero Hedge advierte que aunque la situación de Estados Unidos es delicada, la de Europa resulta aún peor. La Fed tiene un reducido margen de unos tres puntos para mover los tipos de interés, pero el Banco Central Europeo aún tiene menos recorrido.

Alerta de que “la política fiscal tampoco es la respuesta en el norte de Europa, donde las ideas de austeridad aún prevalecen, mientras en el Sur de Europa, las herramientas fiscales son limitadas, porque la presión política del norte y la ampliación de la extensión sobrera probablemente forzarán medidas pro-cíclicas de ajuste del cinturón”.

La percepción no resulta nada halagüeña: “El BCE tendrá una capacidad limitada para amortiguar la recesión. Si los políticos en España, Portugal, Grecia y especialmente Italia no son capaces de ofrecer el ajuste fiscal que demandarán los mercados, es probable que resurjan las preocupaciones sobre la viabilidad de la eurozona”.

Artículos relacionados