Este año se cum­plen cinco años del re­pen­tino fa­lle­ci­miento de Emilio Botín

Los grandes bancos afrontan un septiembre complejo, con asignaturas pendientes

BBVA de­clara ahora como in­ves­ti­gado, 365 días des­pués de anun­ciar el re­levo de FG

Francisco González, ex presidente de BBVA
Francisco González, ex presidente de BBVA

Septiembre se ha ca­rac­te­ri­zado por ser un mes algo más que ca­tár­tico para las cú­pulas de los grandes bancos es­pañoles y en este ejer­cicio será, in­cluso, algo más por la com­pleja si­tua­ción ju­di­cial de al­gunos de ellos, sobre todo el BBVA.

El relevo de Francisco González se produjo a finales de septiembre del año pasado, casi a la par de cuándo declarare ahora el BBVA como investigado en el caso Villarejo. Además, este año se cumple un lustro del fallecimiento de Emilio Botín y el ascenso de si hija al frente del Santander.

La tregua estival, sobre todo en el plano jurídico, toca a su fin para los grandes bancos españoles que en los últimos tiempos han protagonizado grandes cambios en sus presidencias por motivos muy diversos. BBVA acapara el máximo interés este año por su citación en el caso FG-Villarejo, en unas fechas muy similares a las que se produjo la decisión de relevo en la presidencia del banco.

El banco ahora presidido por Carlos Torres tendrá que comparecer ante el juez de la Audiencia Nacional, Miguel García Castellón, como persona jurídica investigada en la trama de espionajes que el comisario jubilado Villarejo hizo para el grupo que entonces aún presidía Francisco González, sin visos de adelantar su jubilación pese a que se aproximaba a los 75 años de edad.

BBVA tendrá que comparecer el próximo 24 de septiembre. Casi un año antes, el 26 de septiembre de 2018, el consejo de administración del grupo bancario aprobaba la hoja de ruta para la sucesión de FG como presidente ejecutivo de la entidad. Su retirada se anunciaba para finales del pasado ejercicio y el sucesor elegido fue el hasta entonces consejero delegado, Carlos Torres.

Sin embargo, los planes previstos se truncaron para el que fue designado como presidente de honor del BBVA justo en vísperas de la junta de accionistas, con una retirada forzosa. FG ahora se enfrenta a una delicada situación judicial, al igual en la que se encuentran casi una decena de sus hombres de confianza, entre ellos el exconsejero delegado Ángel Cano.

Relevo repentino

Mientras que hasta casi el último minuto la sucesión de FG en la presidencia del BBVA fue toda una incógnita, el Santander ya tenía trazado con tiempo y forma el relevo de Emilio Botín al frente del primer grupo bancario español.

Hace cinco años, septiembre se iniciaba con el relevo repentino del banquero cántabro por su fallecimiento. Su hija, Ana Botín, asumía las riendas del Santander en pocos días y con el paso del tiempo ha forjado un consejo de administración y una cúpula directiva a su medida, aunque aún haya flecos importantes por cerrar.

Uno de ellos es el del abortado fichaje de Andrea Orcel como consejero delegado a cambio de un José Antonio Álvarez que aún se mantiene en ese cargo con toda la confianza de la presidencia. Eso sí, el anuncio del fichaje del banquero italiano se produjo también en septiembre de 2018, para sorpresa de todo el sector financiero.

Todas estas convulsiones en las cúpulas de los bancos españoles son las más recientes, pero también se han producido cambios de calado en algunos meses de septiembre más alejados en el tiempo.

Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell y el más veterano en ese cargo de la banca española, sustituía a Juan María Nin como número dos del grupo presidido por José Oliu un 27 de septiembre de 2007.

En los últimos tiempos, Guardiola ha asumido más funciones ejecutivas y se perfila como el claro sucesor de Oliu, salvo que el Sabadell pudiera entrar en alguna operación de fusión con alguna otra entidad, como podría ser Bankia. Por el momento, no hay nada encima de la mesa, según sus responsables.

Artículos relacionados