BOLSA

Codere, detalles preocupantes

La in­tensa de­va­lua­ción del peso ar­gen­tino tras las elec­ciones de agosto en Argentina, de donde pro­cede cerca del 25% de su Ebitda, ha obli­gado a Codere a re­for­mular sus pre­vi­siones de final de año. Para ello ha an­ti­ci­pado los re­sul­tados co­rres­pon­dientes al primer se­mes­tre, pen­dientes aún de re­vi­sión y de apro­ba­ción por el con­sejo a me­diados de sep­tiem­bre.

Según la compañía, el beneficio bruto de explotación ajustado (Ebitda) se elevó a 70,3 millones de euros en el segundo trimestre, un 8,2% más respecto a los 65 millones de euros obtenidos en igual período de 2018. El Ebitda ajustado de Codere en Argentina, sin embargo, registró una caída del 29%, hasta los 17,3 millones de euros debido a la devaluación del peso y el deterioro de la deuda soberana de Argentina.

Un descenso compensado por el "sólido rendimiento" registrado en otras zonas donde está presente como son México, Colombia, Uruguay y la propia España. Eso ha permitido al grupo anunciar su intención de mantener sus estimaciones de Ebitda ajustado para el conjunto del año en 290 millones de euros.

La nueva previsión anual de la compañía contempla una contribución de sus operaciones en Argentina de 66 millones de euros al Ebitda ajustado anual, un 8,3 por ciento por debajo respecto a los 72 millones de euros previstos en su previsión anunciada el pasado mes de mayo.

Unas previsiones que han gustado al mercado, animando a muchos accionistas a volver después de los ajustes de cerca del 15% sufridos por el valor a raíz de la última depreciación del peso argentino a mediados de agosto. Los analistas, sin embargo, consideran demasiado optimistas estas estimaciones, máxime cuando todavía no se conoce cuál será el impacto real de la nueva devaluación en una de sus principales áreas de negocio ya en el tercer trimestre, que es cuando se está produciendo su mayor impacto. Un detalle que no se puede pasar por alto.

La acción, de momento, se está mostrando relativamente firme con una revalorización anual de algo más del 5% tras encontrar un sólido nivel de soporte sobre el nivel de los 3 euros. Los últimos ajustes de hecho están animando las compras para aprovechar sus bajos precios. Con todo, los expertos no creen que pueda dar por cerrada la reciente crisis del peso argentino mientras no recupere con solvencia los 3,6 euros y ponga rumbo hacia los 4 euros.

Artículos relacionados