BOLSA

Mediaset, aguas turbulentas

Hace ya tiempo que las aguas bajan re­vueltas en el ac­cio­na­riado de Mediaset, pero estas se han agi­tado aún más con las in­ten­ciones de la ma­triz ita­liana de ab­sorber a su fi­lial es­pañola.

Uno de los principales accionistas del grupo, Vivendi, que se opone a la operación, se ha visto obligada a presentar esta misma semana una solicitud en los tribunales para proteger sus derechos de voto antes las intenciones de la compañía italiana de medios de excluirla.

El grupo francés ha adoptado esta decisión después de que en la junta de accionistas del pasado mes de 18 de abril prohibiera sus derechos de voto tras mostrar su rechazo a la operación de integración que le haría perder influencia. Esta solicitud ante los tribunales busca preservar ahora su derecho a acudir a la próxima sesión extraordinaria el 4 de septiembre y votar.

En la última semana, las acciones de Mediaset repuntaron cerca de un 10% en la Bolsa española ante la expectativa, según los analistas, del bloqueo de la operación, que parece no estar gustando en los mercados, por parte del grupo francés.

Por su parte, en los últimos días, los responsables de Mediasen han interpuesto en una queja ante el regulador del mercado italiano contra Vivendi por actuar en los mercados para rebajar el precio de sus acciones. Una guerra enquistada desde finales de 2016 cuando Vivendi compró el 20% de la compañía italiana. El grupo de medios francés controla ahora un 9,61% de la compañía, tras haber transferido un 19,19% a Simon Fiduciaria en abril del año pasado.

En medio de este conflicto, las acciones de Mediaset acumulan una revalorización en el año de algo más del 14%, gracias en gran medida al impulso obtenido en la última semana. Sin embargo, el perfil del valor sigue siendo netamente bajista. Desde que a principios de 2017 tanteara el nivel de los 11 euros, las acciones del grupo han entrado en una bola descendente para buscar soporte sobre la cota de los 5 euros.

Desde esta cota ha experimentado un tímido rebote que en los próximos días se pondrá a prueba en la junta de accionistas a celebrar a principios de septiembre. Mientras no se resuelvan todos estos conflictos, los operadores aconsejan extremar la prudencia con este valor, castigado además en los últimos tiempos por la debilidad del mercado publicitario y la creciente competencia.

Artículos relacionados