Los ca­miones acu­mu­larán re­trasos de dos días y medio en el Canal de la Mancha

Operación Yellowhammer: Londres blinda su economía diaria para un Brexit sin acuerdo

La sa­lida de Europa pro­vo­cará des­abas­te­ci­miento en ali­men­tos, me­di­cinas y ga­so­lina

Brexit
Brexit

Cruzar el Canal de la Mancha puede con­ver­tirse en un au­tén­tico cal­vario para los ca­miones a partir del 31 de oc­tu­bre. Ese es el día en el que el Reino Unido aban­do­nará la Unión Europea sin acuerdo al­guno, según gran parte de los pro­nós­ti­cos. Enviar un ca­mión car­gado de frutas y hor­ta­lizas desde El Ejido (Almería) hacia Inglaterra po­dría su­poner el doble de tiempo que en la ac­tua­li­dad. Y, sobre todo, un coste que po­dría du­plicar el ac­tual.

Documentos oficiales que el Sunday Times certifica como auténticos, advierten que la instalación de aduanas en el paso de Dover acarreará, de entrada, una demora aproximadamente en el 85% de los camiones que circulan todos los días del continente hacia las islas. Un retraso cuantificado en dos días y medio.

El ejecutivo británico ha diseñado la Operación Yellowhammer (martillo amarillo) con el objetivo de proteger al país de la catarsis que va a producirse el día después del abandono de Europa.

çLa escasez de alimentos, así como la falta de combustible y de medicinas, constituyen las principales amenazas para el país. El proyecto del nuevo canciller Boris Johnson (Bojo, en términos coloquiales) persigue afrontar estos inconvenientes con garantías para superarlos. El Brexit duro, sin acuerdo, constituye la salida más probable, aunque no la peor, indica el diario británico.

La Operación Yellowhammer parte de la base que, tanto el público como las empresas británicas, se relajaron después de la última prórroga del mes de marzo y no tienen ni idea de la que se les viene encima.

El peor efecto del Brexit sin acuerdo, según los papeles elaborados por el Gabinete de Bojo, es el establecimiento de una “frontera dura” en Irlanda. A nadie se le escapa que los logros en materia de estabilización para esta zona de Europa, vuelven a situarse en primera línea de la política.

Uno de los efectos más peligrosos vendrá de los meses de retrasos en la frontera, que podrían llegar a provocar desabastecimiento de combustible en la zona de Londres y el sureste de Inglaterra. Tres cuartas partes de los medicamentos que llegan a Inglaterra lo hacen a través del Canal de la Mancha, con lo que los retrasos podrían hacer vulnerable la industria farmacéutica a demoras prolongadas.

Asimismo, la disponibilidad de alimentos frescos se reducirá y los precios subirán. A esto hay que sumar otros efectos como un retraso mínimo de tres meses en los puertos, de pasajeros en los aeropuertos, el Eurotunnel y Dover, o incluso retrasos cuantificados en cuatro horas en la frontera de Gibraltar con España.

Artículos relacionados