BOLSA

Indra, alta divergencia

Los ope­ra­dores bur­sá­tiles ob­servan con preo­cu­pa­ción el de­li­cado es­tado de salud de Indra en Bolsa. El grupo tec­no­ló­gico ha per­dido la mitad de su valor en apenas dos años, des­pués de tan­tear los 14 euros por ac­ción en el ve­rano de 2017. Y lo peor de todo es que sigue rom­piendo todos los so­portes que salen al paso y ya co­tiza en su nivel más bajo desde 2012.

Un deterioro que los expertos no acaban de explicarse, teniendo en cuenta la solidez de la compañía. Sus resultados en el primer semestre han estado marcados por la aceleración del crecimiento orgánico de los ingresos y de la contratación en casi todas sus áreas de negocio, a lo cual se debe añadir la mejora de la rentabilidad impulsada por Minsait, su solución tecnológica para la venta online.

Es cierto que el beneficio al cierre del primer trimestre se ha reducido un 7,8%, hasta los 34 millones de euros, pero eso se ha debido a detalles técnicos por el incremento de gastos por impuestos, un mayor resultado atribuible a socios externos y un tipo de cambio que ha tenido un peso negativo de 9 millones de euros.

Aspectos que en nada empañan la actividad de la compañía con un crecimiento de los ingresos por encima del 5%. La cartera de pedidos del grupo se encuentra en cifras históricas tras superar los 4.400 millones de euros al cierre del primer semestre.

El mercado, sin embargo, está castigando la acción sin piedad y de forma preventiva ante el temor que pueda ser una de las compañías más afectadas por la caída de la demanda en caso de que se cumplan los negros augurios de recesión mundial. Ni siquiera la demostración de confianza realizada por el director general de Indra, Ignacio Mataix, con la compra de un total de 10.000 acciones a mediados de agosto por un importe de algo más de 70.000 euros, han logrado reanimar su cotización.

Los títulos de Indra han perdido en estos días el nivel de los 7 euros y ya acumulan un recorte del 17% en el global del año. Si nada lo remedia, las posibilidades de que continúe en caída libre hasta los 5,9 euros, casi un 10% adicional de pérdidas, son extremadamente elevadas desde el punto de vista técnico.

Artículos relacionados