BOLSA

ACS camina por el alambre

Una bolsa mal­dita, la re­ce­sión y la guerra co­mer­cial hunden las ex­pec­ta­tivas de la cons­truc­tora

Fernández Verdes, ACS
Fernández Verdes, ACS

La re­ti­rada de be­ne­fi­cios desde los má­ximos de me­diados de fi­nales de abril, acen­tuada por el ner­vio­sismo de la guerra co­mer­cial, ha fre­nado en seco la ex­ce­lente pro­yec­ción de ACS. Los bol­sistas se mues­tran ahora preo­cu­pados ante el riesgo de que la re­ciente crisis de los mer­cados de renta va­riable pueda con­tri­buir a la rup­tura de la ten­dencia al­cista de ma­nual desa­rro­llada en los úl­timos siete años.

Sus acciones han pasado a coquetear en estos días con el nivel de soporte de los 33,5 euros, que de perder podría abrir un importante hueco bajista hasta los 32 euros como mínimo. A ello se añade la presión de la posición bajista del 0,5% tomada la semana pasada por uno de los grandes fondos buitres como Marshall Wace. Los expertos, sin embargo, confían en la fortaleza del grupo constructor y de servicios para salir airoso de la cuerda floja por la que camina en la actualidad.

El beneficio de ACS entre enero y julio alcanzó los 523 millones de euros, más de un 17% superior al registrado un año antes. El beneficio neto de explotación (Ebitda) creció un 15,1% al superar los 1.620 millones de euros, situando su margen en el 8,6%. Las ventas alcanzaron los 18.817 millones de euros, crecimiento del 5,8%, gracias en buena medida a su excelente diversificación, geográfica y de negocio.

La deuda neta tampoco representa un problema para los operadores, pese a dispararse hasta los 725 millones de euros, pues su elevado crecimiento se ha debido a la incorporación de Abertis y al aumento de la inversión en proyectos concesionales, principalmente en energías renovables, que aportan un gran valor añadido al grupo.

Al respecto, sin la incorporación de Abertis, cerrada en junio de 2018, el beneficio neto de ACS apenas habría crecido un 4% en la primera mitad de este año.

A ello se suma la alta capacidad del grupo para seguir engordando su cartera. La pasada semana Cimic, una de las filiales de la constructora española se adjudicó un contrato de unos 260 millones de euros para la ampliación y mejorar los servicios de un hospital en Australia.

Cifras que colocan al grupo como uno de los valores españoles más atractivos del mercado español a medio y largo plazo. Es más, pese a los castigos, sigue siento uno de los activos favoritos de la gran mayoría de casas de análisis que lo siguen.

Su precio objetivo, según el consenso del mercado, estaría sobre los 42 euros por acción, con un potencial de revalorización cercano al 25% desde su actual precio de mercado. Los expertos, en cualquier caso, aconsejan esperar a ver si logra aguantar los soportes o ir haciendo compras progresivas con el fin de sacarle el máximo provecho al valor.

Artículos relacionados