Está en má­ximos his­tó­ricos de más de 9 euros y des­ti­nará más de 13.000 mi­llones al ne­gocio re­no­vable

Las energías limpias convierten a Iberdrola en la apuesta de los inversores en Bolsa

Vende el 40% del parque eó­lico ma­rino de East Anglia One por 1.756 mi­llones a Macquarie

Cupo elólico en Canarias
Cupo elólico.

Iberdrola sigue su ca­rrera al­cista en Bolsa gra­cias a su po­lí­tica de des­car­bo­ni­za­ción. Sus ele­vadas in­ver­siones en ener­gías re­no­va­bles han si­tuado a la eléc­trica como una de las uti­li­ties pre­fe­ridas por los in­ver­so­res. Se en­cuentra en má­ximos his­tó­ricos -cotiza a 9,25 eu­ros- y en lo que va de año acu­mula una subida del 30%. Además, ha anun­ciado la venta de 40% del parque eó­lico East Anglia One, que se cons­truye en aguas bri­tá­nicas del Mar del Norte, al grupo Macquarie por 1.756 mi­llones de eu­ros.

La compañía que preside Ignacio Galán está en la cartera de muchos inversores cuando, precisamente, la bolsa está de lo más volátil y el poco dinero que se mueve mira en estos momentos hacia el oro y el mercado de bonos. Actualmente, la eléctrica es de las empresas que más peso tienen en el Ibex 35.

¿Qué pasa con Iberdrola? Su apuesta que ha emprendido por las energías renovables han convertido a la eléctrica española en uno de los grupos energéticos más diversificados y con más proyección en el campo de las energías limpias. Ello ha provocado que sea una de las compañías con menos emisiones y un referente internacional por su lucha contra el cambio climático y la sostenibilidad.

En el recorte que la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) en el negocio del transporte y la distribución, es de las energéticas españolas menos castigadas, lo que permite a las agencias de rating mantener su estatus de eléctrica rentable y segura. Iberdrola ganó 1.644 millones de euros en el primer semestre, un 16,6% más, con unas inversiones récord de más de 3.000 millones de euros. Sus previsiones para este año, es mejorar el beneficio neto en un 10%.

Como consecuencia de estas inversiones, la compañía estima que en 2019 entren en operación unos 5.250 megavatios de nueva potencia, con el objetivo de desarrollar en el periodo 2018-2022, unos 13.000 MW nuevos, lo que supondrá aumentar más de un 40% su capacidad de generación. A cierre del primer semestre, la capacidad renovable superaba los 30.000 megavatios.

Incorporar socios a los proyectos

Sánchez-Galán se ha propuesto incorporar a socios en proyectos renovables pero manteniendo siempre el control. La estrategia del grupo es desinvertir pero de forma ordenada y sin perder la gestión. Una de las operaciones que acaba de cerrar es la venta a GIG, perteneciente al grupo inversor Macquarie, del 40% del parque eólico marino East Anglia One por 1.750 millones de euros -1.630 millones de libras esterlinas-.

Este importe lo destinará la eléctrica a financiar el crecimiento orgánico del grupo, según se contempla en sus perspectivas económicas 2018-2022. Según ha señalado la propia eléctrica, durante los próximos años el grupo redoblará su apuesta por la energía eólica, con una cartera de proyectos en su agenta superior a los 10.000 MW. Este crecimiento circulará en torno a tres ejes: Mar del Norte, Mar Báltico y Estados Unidos.

De esta forma, la generación limpia en el mar será uno de los pilares en la estrategia actual de la compañía que prevé destinar al negocio renovable el 34% de los 39.000 millones de inversiones que se barajan para el periodo 2018-2022, equivalente a 13.260 millones de euros.

Reino Unido y EEUU, las grande apuestas

Actualmente, el grupo tiene en operación dos parques eólicos marinos. Uno, el West of Dudon Sands, puesto en marcha en 2014 en el Mar del Norte y, otro, el parque Wikinger, ubicado en aguas alemanas del Mar Báltico, en funcionamiento desde diciembre de 2017.

En EEUU, la eléctrica está promoviendo el mayor parque eólico marino a gran escala del país: Vineyard Wind. Situado frente a las costas del estado de Massachusetts, los 800 megavatios de potencia serán capaces de atender las necesidades energéticas de un millón de hogares. En Alemania, la empresa se adjudicó en abril pasado dos nuevos proyectos en el Báltico con una potencia de 486 MW.

A estos parques, se sumará Saint-Brieuc, en aguas francesas. Su entrada en operación se prevé para 2022. Ubicado en la costa de la Bretaña francesa, tendrá una potencia de 496 MW.

Los mercados con mayor proyección eólica marina de Iberdrola se concentran en Reino Unido donde se pretende alcanzar los 30.000 megavatios en 2030 y en Estados Unidos, con un plan de 25.000 megavatios.

Artículos relacionados