LA SEMANA BURSÁTIL

La recesión asoma las orejas en la Bolsa

Los de­vas­ta­dores datos de pro­duc­ción in­dus­trial en China, la zona euro y EEUU han puesto en evi­dencia los per­ni­ciosos efectos que está te­niendo la guerra co­mer­cial en las prin­ci­pales eco­no­mías mun­dia­les. Alemania además pa­rece abo­cada sin re­medio hacia la re­ce­sión. A ello se ha su­mado las ten­siones en Hong Kong, el des­plome del peso tras el re­sul­tado de la pri­mera vuelta de las elec­ciones pre­si­den­ciales en Argentina y la ame­naza de nuevas elec­ciones en Italia y España.

Todo ello ha conformado un explosivo cóctel que ha provocado el hundimiento generalizados de las bolsas internacionales al darse ya casi por segura una próxima recesión mundial. El Ibex 35 no se ha sustraído a este temor y ha continuado en caída libre, llegando a tocar mínimos anuales.

Sin embargo, las expectativas de nuevos estímulos económicos por parte de los grandes bancos centrales para septiembre han apaciguado las tensiones en la recta final de la semana, impulsando un importante rebote. Con todo, el balance de las cinco últimas sesiones se saldado con una caída del 1por ciento que deja al selectivo por debajo de los 8.700 puntos y con una mínima rentabilidad acumulada en el año del 1,5%, cuando hace poco más de un año se movía sobre los 10.000 puntos.

Pese al intenso rebote del viernes, el siguiente nivel de soporte del mercado español se sitúa ahora, según los más agoreros, en torno a los 8.200 puntos. Cota sobre la que los operadores esperan empiece a taponarse la sangría vendedora. Se impone así la tesis de aquellos que venían advirtiendo en los últimos meses de importantes caídas en el segundo semestre frente a las posiciones más optimistas que esperaban una segunda mitad de año al menos tan buena como la primera.

Aunque buena parte de culpa de toda esta volatilidad, apuntan, más que al miedo a la recesión, que también existe, es achacable a los algoritmos de inversión tal y como ocurrió en la recta final del pasado ejercicio. Conforme van saltando los “stop loss”, se van acentuando las pérdidas de forma automática. Dejando situaciones tan paradójicas como Telefónica a su peor nivel desde 2012, pese a sus excelentes fundamentales con un contante crecimiento de los beneficios, progresiva reducción de deuda y una altísima rentabilidad por dividendo.

Al nerviosismo de la última semana ha contribuido también el escaso volumen de negocio, en pleno puente de la Paloma. Eso deja margen a los más optimistas para aferrarse a un próximo e intenso rebote en las bolsas españolas de cara al final de mes para después afrontar con otra cara lo que se avecina con el Brexit y la reactivación de la guerra comercial tras el anuncio de represalias por parte de China.

Calendario semanal de Bolsa

Tras los pésimos datos de producción industrial de la semana pasada en medio mundo, los inversores contarán en los próximos días con muy pocos indicadores relevantes, entre los que destacarán los datos de actividad en las principales economías mundiales o el índice de indicadores en Estados Unidos. Pocos datos, pero que pueden acentuar la volatilidad en un mercado ávido de buenas noticias.

Este lunes, de momento, se espera la balanza comercial de Japón y la inflación de la zona euro.

El martes, será una jornada de transición al menos en cuanto a indicadores, pues no se esperan grandes cifras macro.

En la sesión del miércoles lo más destacado será la balanza comercial en España y el índice hipotecario y las ventas de casas de segunda mano en Estados Unidos. Muy poca cosa de nuevo.

Algo más cargada llegará la agenda financiera internacional del jueves. Este día se darán a conocer los datos de actividad PMI del sector servicios y manufacturero en Alemania, la zona euro y Estados Unidos. Desde Bruselas llegará además el índice de confianza consumidora y en la otra orilla del Atlántico se publicará también el índice de indicadores, que servirá a los operadores para comprobar las expectativas futuras de una economía norteamericana cada vez más debilitada por la guerra comercial.

La semana se cerrará el viernes también con muy pocas referencias, apenas el IPC de Japón y las ventas de nuevas viviendas en Estados Unidos.

Artículos relacionados