Monitor de Consumo Bancario

Uno de cada cuatro agota el cré­dito de su tar­jeta en el primer se­mestre del año

Los españoles se endeudan más para hacer frente a los gastos corrientes

En lo que va de 2019, los ho­gares han pe­dido pres­tados 2.400 euros de me­dia, cuotas hi­po­te­ca­rias aparte

Al moroso se le multiplican las dificultades
Endeudamiento de los españoles

Los pai­sanos ya no acuden al banco sólo para so­li­citar una hi­po­teca, ni para com­prarse un co­che, ni si­quiera para pa­garse unas va­ca­ciones en la costa. Se ven obli­gados a pedir cré­dito para cosas como abonar las fac­turas de la luz, el te­lé­fono, el gas o para llenar las bolsas del su­per­mer­cado. En los pri­meros seis meses del pre­sente año, la can­tidad media que los ho­gares es­pañoles han pe­dido pres­tada al­canza los 2.401 eu­ros.

La compañía de gestión de créditos Intrum ha hecho público este dato a través de un informe que especifica claramente que en la cantidad antes mencionada no están incluidos los gastos de la hipoteca, correspondiendo únicamente al crédito solicitado para hacer frente a gastos corrientes. Una cifra que ha subido 700 euros respecto a la registrada en el mismo período de 2018.

Adiós al saldo de la tarjeta en seis meses

Los pagos pendientes que más ahogan a los compatriotas y que, según el estudio de la compañía, más engordan su masa de endeudamiento, son los recibos de gas, agua y electricidad, a los que siguen el pago del arrendamiento de la vivienda y la cancelación de deudas acumuladas. El ránking lo completan gastos más puntuales o variables como las multas de circulación, la factura de telefonía móvil, etc.

El sondeo realizado por Intrum revela que uno de cada cuatro españoles, exactamente un 26%, reconocen que han agotado el crédito de su tarjeta antes del fin del primer semestre, por lo que se han visto obligados a recurrir a la financiación para no dejar los gastos cotidianos sin cubrir.

Una larga lista de pésimos indicadores económicos

Al margen de los datos macroeconómicos que auguran una recesión a nivel europeo, como los pésimos pronósticos respecto al PIB de Alemania, el endeudamiento de los hogares para hacer frente a los gastos corrientes se suma a una larga lista de preocupantes indicios para las cuentas familiares de nuestro país.

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) de julio publicado por el CIS se situó en 97 puntos, 5,3 puntos menos que en junio.

Este organismo también detectó un retroceso en las expectativas de consumo y ahorro, al tiempo que regresan los miedos a la inflación y a la subida de los tipos de interés. Casi la mitad de los interpelados asegura que llega justo a final de mes y solo un 37,7% afirma ahorrar "un poco", una situación que por añadidura, no ha evolucionado en el último semestre, según aseguran el 64,4% de los encuestados.

Artículos relacionados