Se de­tectan claras opor­tu­ni­dades a estas va­lo­ra­ciones para acertar a medio y largo

Invertir en deuda se queda sin recorrido, y las compras en Bolsa tendrán que esperar

Los ex­pertos creen que la ac­ciones pueden subir un 10%, pero a corto ven mucho pe­ligro

Bancos en la Bolsa
Bancos en la Bolsa

¿Tiene algún sen­tido se­guir com­prando bonos ale­manes con ren­di­mientos ne­ga­tivos su­pe­riores al 0,50% cuando los ín­dices eu­ro­peos han re­tro­ce­dido a ni­veles de mayo y la ren­ta­bi­lidad por di­vi­dendo del EuroStoxx 600 se sitúa en el 3,5%? Los ex­pertos bur­sá­tiles creen que la bolsa eu­ropea está ba­rata tras los úl­timos co­rrec­tivos a las co­ti­za­cio­nes, pero re­co­nocen que a corto plazo el riesgo de pi­llarse los dedos es enorme. Hay de­ma­siados ele­mentos en contra de las ac­cio­nes.

En plena histeria en las bolsas por las caídas y la enorme volatilidad desatada por la guerra comercial y de divisas entre Estados Unidos y China, los analistas de Goldman Sachs daban un potencial alcista del 10% la semana pasada a los índices europeos. Pero advertía que la clave es el momento, porque ahora la visibilidad en tan baja en los mercados de valores que es muy fácil que los índices puedan bajar un poco más o quedarse congelados durante varios meses.

"Resulta muy difícil defender que las bolsas van a seguir bajando desde los actuales niveles. Por el contrario, lo más razonable es que venga un rebote. Pero el problema es cuándo, porque ahora mismo hay demasiados incendios activos. A la guerra entre China y Estados Unidos y el 'Brexit' se unen la incertidumbre política en Italia, ahora en pleno apogeo, y en España tan cerca como el próximo mes de septiembre. Quien compre ahora deberá tener mucha capacidad de aguante", señalan fuentes bursátiles.

Los expertos creen que hay que resistir la tentación de atrapar el cuchillo cuando baja. Muchos expertos defienden que las políticas de tipos tanto en Europa (el BCE podría bajar el tipo de depósito al -0,5% en septiembre) como en Estados Unidos son un soporte tanto para ambas economías como para las bolsas. Pero otros recuerdan que las implicaciones de la guerra comercial y del 'Brexit' son de muy díficil evaluación sobre una economía como la europea que cada vez ofrece más signos de debilidad, con su gran motor Alemania a la cabeza.

El problema es que el mercado está descontado recesión económica, lo que obliga a revisar todas las valoraciones actuales. Morgan Stanley ya ha advertido de que hay un riesgo real de que las políticas economías de los bancos centrales no sean suficientes para reanimar ni el crecimiento ni la inflación. Por lo tanto, todos los escenarios están abiertos: o se confirma la recesión y el mercado se para del todo o hay brotes verdes y se reanima. Para esta última posibilidad habrá que esperar bastante.

"Hay sectores que están muy tocados. Los bancos europeos están a precios de saldo pero los gestores no quieren saber nada de ellos a pesar de que tras la oleada de recortes como el último de Credit Suisse sus precios objetivos siguen muy por encima de los de mercado. Y empresas como las automovilísticas están sufriendo por la guerra comercial. Por lo tanto, hay sectores clave que difícilmente van a participar de forma activa de un rebote general de las bolsas. Y eso que se puede afirmar que en niveles como los 8.700 puntos del Ibex 35 en el caso español lo peor deberís estar ya muy, muy descontado", señalan en un broker extranjero.

El problema es que el mercado está descontado recesión económica, lo que obliga a revisar todas las valoraciones actuales. Morgan Stanley ya ha advertido de que hay un riesgo real de que las políticas economías de los bancos centrales no sean suficientes para reanimar ni el crecimiento ni la inflación. Un reflexión que explicaría porque los inversores se siguen refugiando en activos de deuda a tipos negativos incluso cuando, excepto tranquilidad, ya no hay mucho más que ganar.

Artículos relacionados