LA SEMANA BURSÁTIL

Bolsa: una bomba de relojería

La es­ca­lada de las ten­siones co­mer­ciales que de­rivan hacia una guerra de di­visas pone contra las cuerdas a los mer­cados de va­lores in­ter­na­cio­na­les. A ello se ha su­mado la ines­ta­bi­lidad po­lí­tica en Italia con la ame­naza de un ade­lanto elec­to­ral, dis­pa­rando su prima de riesgo hasta los 240 puntos bá­sicos y pro­vo­cando fuerte pér­didas en Bolsa.

Una bomba de relojería que ha llevado al Ibex 35 a perder un 1,6% esta última semana y ya apenas mantiene una rentabilidad el 2,5% en el año, poniendo además en juegos la importante referencia técnica de los 8.800 puntos.

Aunque algunos operadores empiezan a considerar suficiente el castigo del mercado en las últimas semanas, lo cierto es que no hay evidencias de que la guerra comercial vaya a terminar pronto. Los analistas advierten contra la idea equivocada de una pronta solución al conflicto. Es más, consideran que llevará mucho más tiempo del previsto en resolverse, teniendo como posible horizonte incluso más allá de las elecciones presidenciales norteamericanas en noviembre de 2020.

Un escenario muy complejo para la renta variable al que hay que añadir el debilitamiento en el crecimiento de los beneficios empresariales, lastrados por los efectos de la desaceleración provocada por las políticas proteccionistas. En este sentido, en estos días se ha dejado sentir las fuertes presiones de la administración Trump para evitar que las empresas americanas hagan negocio en China como represalia a su cierre de fronteras a los productos agrícolas estadounidenses.

Unas presiones acentuadas además tras conocerse que las exportaciones del gigante asiático han mantenido un buen ritmo de crecimiento en julio en medio de la guerra comercial impulsando su superávit por encima de lo previsto. En Europa en cambio, Alemania, el principal motor económico de la zona euro, sigue ofreciendo muestras de debilidad con una producción industrial en pleno retroceso. Mientras en Italia crecen las tensiones de cara a unas nuevas elecciones.

En estas condiciones, cada vez son más los expertos que ponen en duda las optimistas expectativas de un segundo semestre tan positivo como el primero. Apuntan a que la renta variable está mostrando una evolución muy parecida a la del año pasado, yendo de más a menos, y bastante tendrá si logra acabar el año con ganancias, aunque sean mínimas.

Calendario semanal de Bolsa

Después de la escasez de datos vivida en la última semana, en los próximos días los inversores se enfrentan a una importante batería de indicadores de confianza, inflación, producción y crecimiento en las principales economías mundiales que seguramente pondrán a prueba el pulso de los mercados de valores internacionales.

Para ello, sin embargo, los inversores deberán esperar, pues para este lunes no se esperan referencias significativas.

En la sesión del martes destacan los datos de inflación que se publicarán en España, Alemania y Estados Unidos. Desde Alemania llegará además el índice de confianza empresarial elaborado por el instituto económico ZEW.

El miércoles también será un día intenso con los datos de producción industrial y ventas minoristas en China, el PIB de Alemania y de la zona euro, donde también se conocerá la producción industrial. Desde Estados Unidos llegarán además los precios de importación y exportación.

Más cargada aún llegará la agenda financiera internacional del jueves, especialmente en Estados Unidos. Aunque no habrá que perder de vista la producción industrial de Japón, la atención se centrará en el grueso de datos que llegarán desde el otro lado del Atlántico como son la Fed de Filadelfia, las ventas al por menor, la Fed de Nueva York, la productividad, la producción industrial, los costes laborales, la utilización de la capacidad y la confianza constructora NAHB.

La semana se cerrará el viernes con la balanza comercial de la zona euro, y los datos de construcción de nuevas viviendas y permisos de construcción en EEUU, además del índice confianza de la Universidad de Michigan. Todo apunta así a una nueva semana cargada de tensión y volatilidad en los mercados financiero internacionales.

Artículos relacionados