El ex­co­mi­sario apunta a grandes com­pañías es­pañolas como per­ju­di­cadas por el caso

FG y Villarejo comparten la estrategia del ventilador para evitar su procesamiento

El ex pre­si­dente del BBVA es­parció la idea a través de sus ter­mi­nales me­diá­ticos

Francisco González, ex presidente de BBVA
Francisco González, ex presidente de BBVA

Para no haber tra­tado en mo­mento al­guno de ma­nera per­sonal entre ellos y ni tan si­quiera co­no­cerse, los dos ex del caso FG-Villarejo se mues­tran como casi almas ge­melas en cuanto a la de­fensa de sus res­pec­tivas si­tua­cio­nes. El co­mi­sario ju­bi­lado apunta en su úl­timo, o pe­núl­timo, co­mu­ni­cado a todos los grandes del Ibex-35 como po­ten­ciales víc­timas de "un es­pio­naje que nunca exis­tió". Algo muy pa­re­cido a lo que ya se había des­li­zado por di­versos me­dios afines al ex­pre­si­dente del BBVA, en­te­rado de todo por la prensa pero muy al tanto de lo que per­pe­traban sus ad­ver­sa­rios y com­pe­ti­do­res.

A la espera de que el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, levante el secreto del sumario sobre el conocido como caso FG-Villarejo, y al que también se añade la marca salpicada del BBVA, las estrategias de defensa de los dos protagonistas de ese turbio asunto convergen de manera acelerada.

Ni el comisario jubilado, y en presión preventiva desde hace casi dos años, ni el exbanquero, que tuvo que renunciar hasta sus cargos de honor en el BBVA ante el cariz de los acontecimientos, parecen dispuestos a ser las dos únicas piezas a abatir en esta cacería judicial y mediática. Con ellos, pueden caer torres (incluido el actual presidente del grupo bancario) más altas.

Algunas terminales mediáticas de Francisco González (FG) ya se habían encargado de deslizar las consecuencias que podría tener para buena parte del Ibex-35 todos los encargos supuestamente realizados por parte del de Chantada en la presidencia ejecutiva del BBVA. Artículos de aparentes firmas periodísticas advertían hace 15 días que el caso FG-Villarejo puede tener un desenlace para varias empresas e instituciones españolas de persistir la Fiscalía Anticorrupción y el magistrado de la Audiencia Nacional, García Castellón, en su empeño.

Comunicado de Villarejero

José Manuel Villarejo se cuestiona ahora el impacto de todo ello en su último comunicado. "¿Cómo es posible que este camino suicida, irresponsable y alejado de cualquier principio elemental que tenga que ver con la impartición de Justicia ponga ahora en la picota a compañías absolutamente estratégicas como Repsol, Indra, CaixaBank, Iberdrola, Santander, Grupo Planeta, Mutua Madrileña, Telefónica y tantas otras puedan sufrir el mismo destino para alegría de la competencia extranjera y de esa extrema izquierda que atribuye al Ibex-35 un peligro mayor que al 'hombre del saco'?, argumenta el comisario retirado.

Villarejo tampoco deja en mejor lugar al propio BBVA, aunque sin citarlo. "¿De verdad compensa que una entidad bancaria, después de estar perdiendo millones de euros en Bolsa y con el barro llegándole de momento a las rodillas, se haya puesto en riesgo a ojos de las más importantes instituciones nacionales e internacionales por el simple capricho de quienes inventaron un espionaje que nunca existió?"

El propio Francisco González, en vísperas de la presentación de los resultados del primer semestre del BBVA, ya indicó en un comunicado que él se enteró de todo el asunto por la prensa y que el banco siempre actuó dentro "de la más estricta legalidad para defender los intereses del banco".

Precedente fracasado

El comisario Villarejo aprovecha, además, su último comunicado para apuntar a distintos ámbitos judiciales, ministeriales y hasta la jefatura del Estado por el daño que se está causando. "¿Está valiendo la pena el daño gravísimo que se está infringiendo a la Corona, erosionando irreversiblemente la figura de un monarca a quien tanto debemos los españoles?", en referencia directa al Rey emérito Don Juan Carlos.

De la Rosa y Conde

Esta estrategia de defensa, según algunos veteranos conocidos del mundillo político-financiero, recuerda en buena medida a la fracasada que hace una décadas desplegaron personajes como Javier de la Rosa, entonces representante del Grupo KIO en España, y Mario Conde, al frente por aquel entonces de Banesto y con ansias de asaltar el poder según alguna hagiografía.

Mientras que Villarejo pena su "calvario cruento" en prisión, el expresidente ya sin honores del BBVA tendrá que afrontar en el mes de septiembre si resulta imputado o no en el caso de los encargos al ex comisario.

Francisco González ya ha argumentado que él no sabía del asunto nada, salvo lo que se publicó lustros después por los medios de comunicación. Otra cuestión es lo que haya declarado Antonio Béjar, directivo del banco y fulminado hace días de la presidencia de Castellana Norte, cargo que asume un veterano directivo como Álvaro Aresti.

Al margen de los ya citados por el juez García Castellón, también podría ser determinante el futuro que le espera a Eduardo Arbizu, máximo responsable de control interno del BBVA hasta justo la imputación del banco como persona jurídica en el caso de las escuchas encargadas a Villarejo.

No hay que olvidar que Arbizu es el eslabón perdido entre la gestión regular del banco y el consejo de administración. Una pieza clave para implicar en el escándalo a todos los miembros del consejo actual, nombrados a dedo por Francisco González y en su puesto todavía por lafalta de decisión de Carlos Torres, sy sucesor.

Artículos relacionados