Monitor del Seguro

Mutua Madrileña se cuela en el ran­king de ase­gu­ra­doras eu­ro­peas de No Vida

El peso del seguro español aumenta en Europa

El sector sortea la ele­vada si­nies­tra­lidad ca­tas­tró­fica y el con­texto de bajos tipos

Edificio de Mapfre
Edificio de Mapfre

La crisis de hace diez años pa­rece que se di­luye como un azu­ca­rillo para al­gunos sec­tores fi­nan­cie­ros, como es el caso del se­guro. El Servicio de Estudios de Mapfre acaba de pre­sentar el ran­king de los 15 ma­yores grupos ase­gu­ra­dores eu­ro­peos co­rres­pon­diente al ejer­cicio 2018, una cla­si­fi­ca­ción que in­cluye una no­vedad im­por­tante para el se­guro es­pañol, que gana peso en el seg­mento de No Vida gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de Mutua Madrileña por pri­mera vez en esta ta­bla.

La escalada ha empezado por abajo, en el puesto decimoquinto, donde se ha situado gracias a sus 4.936 millones de euros en primas del seguro directo y aceptado, tras crecer un 6% por el impulso de los ramos de Autos y Salud.

En este ranking de las 15 principales entidades por primas de No Vida se mantiene Mapfre en el sexto puesto, lugar que conserva pese a que las primas cayeron un 6%, hasta los 17.061 millones, debido fundamentalmente al efecto de la depreciación de las monedas y a la cancelación de pólizas no rentables, sobre todo en Autos y Seguros Generales, en línea con la estrategia de la compañía de crecimiento rentable.

Entre ambas aseguradoras la cuota del seguro español en el ranking de las 15 principales compañías por primas de No Vida se ha colocado en el 8,3%. Hace una década el peso era del 5,1%, con la aportación únicamente de Mapfre. Hay que tener en cuenta que en los últimos 10 años el aumento de las primas de la aseguradora que preside Antonio Huertas ha sido del 56,7%; y en el caso de Mutua Madrileña nada menos que del 288,4%, el mayor incremento, con diferencia, de entre las aseguradoras presentes en esta clasificación.

Los cinco principales puestos de esta tabla los ocupan la alemana Allianz (con 53.636 millones de euros en primas), la francesa AXA (38.595 millones), la suiza Zurich (28.402 millones), la germana Talant (21.628 millones) y la italiana Generali (20.607 millones). En total, acaparan 162.868 millones en primas No Vida del mercado europeo, casi el 62% de la facturación total por venta de pólizas del conjunto de las 15 principales compañías del Viejo Continente.

Frente a lo que ocurre en No Vida, al ranking de Vida las aseguradoras españolas no aportan nada. No hay ninguna entre las 15 principales. Los cinco primeros puestos se los reparten: AXA (Francia, 57.714 millones de euros), Prudential (Reino Unido, 53.382 millones), Generali (Italia, 46.084 millones), CNP (Francia, 29.561 millones) y Crédit Agricole Assurance (Francia, 29.291 millones). Como se aprecia, mientras que el negocio de No Vida lo domina Alemania, en Vida Francia es el país líder. Estas cinco entidades controlan 216.032 millones en primas, prácticamente el 58% del total del volumen manejado por las principales aseguradoras europeas de Vida.

La fortaleza de Mapfre en No Vida la convierte también en una de las compañías protagonistas de la clasificación total, al situarse en el onceavo puesto con sus 22.537 millones de euros en primas. Mucho más abultado es el volumen de negocio de las que ocupan los primeros puestos, destacando el liderazgo de AXA, que camina hacia los 100.000 millones de euros de facturación (96.309 millones). Le siguen bastante por detrás Allianz (77.824), Generali (66.691), Prudential (53.382) y Zurich (39.874). Este top 5 acapara 334.080 millones en primas. Su peso en el ranking total es del 57%.

La posición de las compañías europeas en estos rankings y su evolución han estado determinados por una serie de circunstancias que se produjeron en 2018, la mayoría de las cuales se mantienen en 2019. Las compañías se desenvolvieron en un entorno económico global de fuerte crecimiento en la primera mitad del año y de una notable ralentización de la actividad económica durante el segundo semestre. Este menor avance se produjo como consecuencia de tres factores, según explica Mapfre en su informe: la disminución del crecimiento de la economía de China; la pérdida de impulso de la economía de la eurozona; y las tensiones comerciales, que afectaron a la confianza de las empresas y, por tanto, empeoraron la confianza de los mercados, con el consecuente endurecimiento de las condiciones financieras.

Este es un contexto común para todas las empresas, pero en el caso del seguro, además, hay que tener en cuenta otros factores, como la elevada siniestralidad catastrófica como consecuencia del cambio climático y los desastres naturales: los daños asegurados ascendieron a 85.000 millones de dólares, la cuarta cifra más alta registrada en un solo año. Junto a estos riesgos, hay otros a los que el seguro tiene que dar cobertura, con el consiguiente desafío que supone, como el cibernético, que ya se encuentra entre las primeras posiciones en la lista de riesgos globales para las empresas.

También hay que destacar el negativo efecto que sigue ejerciendo sobre el seguro de Vida el contexto de bajos tipos de interés, que continúa lastrando el negocio de ahorro y rentas vitalicias.

Mientras que estos factores juegan en contra, hay otro que está jugando a favor del sector, la transformación digital, que “se está convirtiendo en un elemento importante en la estrategia de las aseguradoras europeas para mejorar el servicio al cliente y generar ventajas competitivas”, según asegura el Servicio de Estudios de Mapfre.

Artículos relacionados