LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa, terreno de la paradoja

Los irre­gu­lares datos de ac­ti­vidad pu­bli­cados la se­mana pa­sada no han in­ter­fe­rido en esa oca­sión en el buen co­mienzo del se­mestre de los mer­cados in­ter­na­cio­na­les, li­de­rado una vez más por Wall Street.

Los tres principales indicadores americanos, pese al ajuste del viernes, no dejan de marcar máximos históricos animados por una relajación de la guerra comercial y por las perspectivas de un giro de la Fed hacia una mayor laxitud monetaria para seguir estimulando el crecimiento. Todo ello pendiente además de las positivas sensaciones de cara a la temporada de resultados semestrales.

El índice Ibex 35 no ha sido ajeno a esta mayor confianza general y se ha apuntado un alza del 1,5% en las cinco últimas sesiones para quedar sobre los 9.300 puntos. El selectivo se sitúa así a un paso de tantear la reconquista de su principal nivel de resistencia clave para recuperar la tendencia alcista de la primera parte del ejercicio. Eso confirmaría las previsiones de aquellos operadores que apuestan por una segunda mitad de año tan buena como la primera.

Sin embargo, también hay voces discordantes. Los analistas de Goldman Sachs advierten en su último informe que la estabilidad del mercado puede romperse en cualquier momento. Las valoraciones de los activos de riesgo, señala la entidad, han aumentado considerablemente, lo cual eleva el riesgo de una inminente corrección de al menos 10% en los mercados americanos, la mayor desde la crisis de 2008.

Y eso no es lo peor. El informe del banco de inversión observa una subida de la probabilidad de colapso de Wall Street hasta cerca del 60% en los próximos 12 meses. Pese a la reducción de la volatilidad derivada de las actuaciones de la Reserva Federal, la firma considera que se necesita algo más, empezando por un mayor crecimiento económico global.

Este crecimiento dependerá en buena medida de la eliminación de las incertidumbres comerciales y de las tensiones geopolíticas, así como de una mayor estabilidad en la gobernanza de Europa tras las elecciones y las relaciones con algunos países díscolos como Italia.

De momento, en los mercados se está viviendo una extraña paradoja. La renta fija está recogiendo un mayor interés por los activos refugio, mientras que el apetito por los activos de riesgo no acaba de relajarse con los indicadores americanos en máximos y Europa apunto de recuperar la tendencia alcista. Alguien se está equivocando. El problema es saber quién.

Calendario semanal de Bolsa

Pocos movimientos se esperan esta semana que entra debido a la escasez de indicadores de relevancia. Lo más destacado serán los datos de producción industrial a una y otra orilla del Atlántico. No parece, por tanto, el mejor momento para que el selectivo intente asaltar sus resistencias actuales.

Este lunes, los inversores apenas contarán con la balanza comercial de Japón y de Alemania, desde también llegarán las cifras de producción industrial.

Peor será el martes, día en que la agenda financiera internacional se presenta sin indicadores de relevancia para tomar decisiones de inversión.

El miércoles se esperan las cifras de inflación de China, el PIB y la producción industrial de China, y las actas de la última reunión del comité abierto de la Reserva Federal que podrían servir para despejar interrogantes respecto a los próximos movimientos en política monetaria de la entidad norteamericana.

Para el jueves, las principales referencias serán las cifras de inflación (IPC) en Alemania, Francia y EEUU.

La última sesión de la semana, el viernes, se cerrará con los datos de balanza comercial en China, la producción industrial de Japón y el IPC en España, pero atención sobre todo a la producción industrial de la zona euro y de EEUU.

Artículos relacionados