MONITOR DE LATINOAMÉRICA

La guerra co­mer­cial EEUU-China po­dría restar entre un 0,5% y un 1% al PIB

Latam: demasiadas piedras en el camino del crecimiento en 2019

FMI y BID re­cortan la pre­vi­sión de ex­pan­sión en 2019 a entre el 0,6% y el 1,1%

Lagarde, FMI
Lagarde, FMI

Conforme avanza el año, las pers­pec­tivas eco­nó­micas para Latam se en­ra­re­cen. Gran culpa del de­te­rioro de las pre­vi­siones se achaca a la ‘prima de riesgo’ que su­pone para los mer­cados lo­cales la ten­sión co­mer­cial entre dos de las po­ten­cias mun­diales y tam­bién dos sus prin­ci­pales so­cios: EEUU y China. Pero tam­bién el bajón por el que atra­viesan las tres prin­ci­pales eco­no­mías de Latinoamérica, el Brasil de Bolsonaro; el México de AMLO y la Argentina de un Macri que afronta pre­si­den­ciales este otoño.

Un mal momento que comienza a generar inquietud en las firmas españolas, muy presentes en los tres mercados. Tanto FMI como BID prevén ya un avance mediocre en 2019. Y la Cepal se apresta a su vez a rebajar las expectativas para la región.

La percepción de que esta guerra fría comercial entre los dos gigantes podría afectar a una Latam víctima también de choques internos que moderan su avance han llevado al FMI y al BID a reducir aún más sus pronósticos de crecimiento, notablemente en los principales mercados.

El Fondo Monetario Internacional acaba de recortar la previsión de expansión de Latam del 1,4% al 0,6% este año. Y el Banco Interamericano de Desarrollo pronostica “un crecimiento menor en países como Brasil, México y Argentina y acaba de afeitar del 1,4% a un mediocre 1,1% la expectativa de expansión en 2019. Un avance de apenas el 0,6% sería el peor resultado en varios años y sucedería a tasas modestas del 1,2% en 2017 y el 1% en 2018. El Fondo constata que “en Latam, la actividad bajó con fuerza al inicio del año en varias economías”.

Aun así, la combinación de factores internos y externos que rebajará el crecimiento este año se aliviará en 2020, año para que el que tanto el FMI como el BID pronostican que Latam crecerá el 2,3%. En la 60ª Asamblea Anual de Gobernadores del BID en Guayaquil, el BID destacó que un crecimiento menor tanto en EEUU como en China podría tener un impacto significativo de reducción de crecimiento” en la región, “que no tiene aún la resiliencia para enfrentar los golpes externos que afectan sus economías”. “Estamos con un crecimiento moderado para la región, pero además a ello se suman los riesgos de choques externos”, según el economista jefe del BID, Eric Parrado.

También inquieta al BID el reto económico que supone para muchos países sudamericanos la atención a los migrantes venezolanos que huyen de la crisis económica en su país. Según la ONU, casi 4 millones de personas han emigrado de Venezuela desde 2015. Esta migración “significa un desafío importante para los países que están acogiendo esta inmigración a corto plazo porque significa un alza del gasto fiscal”.

De hecho, Ecuador destina 500 millones de dólares al año para poder atender a los migrantes. Y países como Colombia y Perú enfrentan también un importante coste económico derivado de la crisis venezolana. “Hay estimaciones en el caso ecuatoriano del 0,50% del PIB anual, lo mismo ocurre en el caso colombiano, y eso es por la provisión de servicios sociales relacionados con salud, educación, vivienda y seguridad”.

El FMI, constata que la llegada de Bolsonaro al país no ha impulsado de momento al gigante regional. La economía brasileña cerrará 2019 con un débil crecimiento de 0,8%, frente al 2,1% que se pronosticaba. Se trata de la rebaja más fuerte del área. Para 2020, la actividad mejoraría al 2,4%. México, la segunda mayor economía crecería el 0,9% este año y repuntaría a 1,9% el próximo. El Fondo reduce así 0,7 puntos porcentuales su estimación de 2019. En Argentina, la inflación sigue al alza y la economía se contrajo con fuerza en el primer trimestre de 2019. En Chile, la revisión también es a la baja, del 3,4% a 3,2%. El FMI ubica en el final de la tabla a Venezuela con una caída del PIB de 35%. Para el Fondo, las disputas arancelarias y comerciales, junto con al incremento de la deuda y la imposibilidad de sacar adelante reformas macro clave han dañado las perspectivas de Brasil y México.

Para el BID, en la región andina, solo Colombia tendrá un crecimiento superior al 3% en 2019. Perú tendrá una tasa de ingresos per cápita de baja a media, por el incremento de la productividad y la inversión privada. El informe técnico del BID 2019-2020 hace énfasis en que los Gobiernos de la región deben atraer inversión privada para financiar obra pública y social.

La inquietud por el impacto a nivel global y latinoamericano del encontronazo comercial entre EEUU y China dista de ser baladí. Si la situación de tregua/impasse actual no se mantiene y ambas potencias pasan a la imposición de los aranceles previstos, el PIB de Latinoamérica podría resentirse y verse recortado entre un 0,5% y un 1%, según indicó recientemente el economista jefe para América del Sur de BBVA Research, Juan Ruiz, en Iberoamérica Empresarial. Un varapalo que llegaría en un momento especialmente delicado para el crecimiento en la región y que aumentaría la incertidumbre.

Artículos relacionados