BOLSA

Coemac, último clavo ardiendo

Los foros bur­sá­tiles echan humo ante los pro­blemas de Coemac. Tras su acuerdo para la des­in­ver­sión en su fi­lial de tu­be­rías Adequa, la ope­ra­ción, que venía a poner un parche a los pro­blemas fi­nan­cieros del grupo, se ha pa­ra­li­zado por una re­cla­ma­ción de la em­presa pú­blica Tragsa.

La venta del 100% de Adequa, fabricante de tubos y accesorios en PVC, al grupo alemán Ostendorf por algo más de 11 millones de euros se había aprobado el pasado mes de junio. Una operación a realizar en cuatro pagos. El primero de 5 millones de euros a la firma del contrato, dos a finales de este año, otros dos en 2020 y los últimos dos en 2021.

Todos estos planes, sin embargo, se han ido al traste, al menos de momento, tras la reclamación interpuesta por la empresa pública Transformación Agraria (Tragsa) dirigida no solo a Coemac sino también a Adequa y al comprador.

Tras la venta de Pladur a finales de 2017, Adequa era el último negocio de fabricación de materiales de construcción de Coemac heredado de la antigua Uralita. Esta filial que ahora también pretende vender cuenta con tres fábricas de tuberías situadas en Alovera (Guadalajara), Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y Antequera (Málaga).

Pese a la incertidumbre generada por reclamación, considerada injustificada a juicio de Coemac, el consejo de administración ha manifestado su voluntad de realizar el máximo esfuerzo para llevar a buen puerto la operación. Entre tanto, la filial de tubos sigue aportando al grupo tras cerrar la primera mitad del año con un aumento del 14% en sus ingresos y duplicando su beneficio bruto de explotación (Ebitda).

Con todo, las cuentas no le salen a Coemac. El grupo cerró el pasado ejercicio con unas pérdidas de 15,6 millones de euros y un patrimonio negativo de 2,73 millones de euros. Eso sin contar, tal y como señala el propio auditor, que aún sigue afectada por reclamaciones relacionadas con antiguos procesos de producción abandonados hace décadas.

Un desequilibrio patrimonial en el que la venta de Adequa solo supone un parche momentáneo para una empresa que es además muy dependiente de los Presupuestos Generales del Estado, paralizados por la falta de Gobierno. Todo ello justifica la caída de más del 50% acumulada este año en la Bolsa, acentuando hasta el extremo la profunda tendencia bajista de la última década hasta marcar mínimos históricos en estos días por debajo de 1,3 euros.

Después de ir rompiendo todos los soportes salidos a su paso, los expertos esperan que la cota del euro sirva como un último clavo ardiendo al que aferrarse. Pero reconocen no tenerlas todas consigo.

Artículos relacionados