La ae­ro­línea his­pa­no-in­glesa, la mejor si­tuada tam­bién en los mer­ca­dos, pese al Brexit

IAG se sitúa como la aerolínea que tiene más facilidades para aumentar sus márgenes

La in­cer­ti­dumbre del en­torno hace com­pli­cado la me­jora de los nú­meros del sector

IAG.
IAG.

El sector de las ae­ro­lí­neas pa­rece que tiene ante sí una dura tra­vesía en el de­sierto. Sin em­bargo, no todas las em­presas pueden su­frir en la misma me­dida y hay al­gunas que tienen un mejor po­si­cio­na­miento que sus com­pe­ti­do­res. IAG (holding de Iberia y British Airways) sería el claro ejem­plo, tal y como con­si­deran los ana­lis­tas. En estos mo­mentos sería el grupo que posee una mejor pers­pec­tiva en cuanto a la me­jora de sus már­genes si se es­ta­blece una com­pa­ra­ción. Todo ello, pese a la sombra del Brexit el pró­ximo oc­tu­bre.

En un entorno cada vez más incierto, donde los rendimientos ya se están deteriorando en la mayoría de las principales aerolíneas a nivel mundial, es necesario analizar el sector europeo en cuanto al posicionamiento y la preparación para una nueva etapa con una demanda más pobre, considerando los cambios estructurales en la rentabilidad a lo largo de este ciclo hasta la fecha. Además, el nivel de ganancias y beneficios deteriorado actualmente en toda la industria abre una auténtica incógnita.

Con estos mimbres, según Credit Suisse, las valoraciones sectoriales no van acorde con el progreso estructural y estratégico. En este sentido, Ryanair es la compañía “más vulnerable según sus múltiplos PER; mientras que IAG, cotizando en el consenso a cinco veces sus beneficios estimados, es la que se encuentra “mejor colocada”. Los enfoques de valoración centrados en márgenes, rendimientos y flujos de efectivo apuntan “a la misma conclusión”, tal y como indican estos analistas.

Los márgenes son importantes: el progreso estructural en IAG proporciona comodidad en la resiliencia. Es el único grupo que tiene una menor intensidad de costos laborales (como porcentaje de ingresos) produciendo nuevos máximos sus márgenes de beneficios por acción, sostiene la entidad bancaria suiza.

Una macro débil requiere márgenes fuertes: en un entorno donde vamos hacia una desaceleración económica, las aerolíneas con mayores márgenes (y mayor calidad) generalmente superan aquellas que tienen mejores márgenes (y pero calidad). Esto es lo que los inversores deben considerar cuando se centran en el sector y requiere una sólida detrás para que las acciones terminen por reaccionar.

Además, IAG puede actuar de protección para absorber la potencial debilidad de sus homólogas. A la inversa, los principales operadores de bajo coste han encontrado dificultades crecientes para invertir puesto que necesitarán un mayor volumen de ingresos por unidad más sólidos para recuperar las pérdidas de sus márgenes. Esto parece más cercano en easyJet, en opinión de los expertos.

Así las cosas, IAG es ahora el grupo que posee mayores márgenes entre los cinco principales operadores europeos, seguido por Ryanair. Los desarrollos de márgenes estructurales son cruciales en un mercado que puede no ver una consolidación considerablemente mayor. La firma hispano-inglesa ha acumulado beneficios de costes estructurales para los empleados.

Según las estimaciones del consenso, 2019 debe representar el tercer año consecutivo en que IAG logra un margen de Ebitda del 13% basado en el rendimiento de los ingresos unitarios planos. Con todo, si puede limitar las caídas de los ingresos unitarios al 1% en 2020, también debería poder proteger los márgenes el año que viene.

Mejora en la eficiencia de costes

Dado que las oportunidades atractivas de fusiones y adquisiciones parezcan escasas, los expertos apuestan por centrarse en las mejores estructurales y la arquitectura de costes. Siguiendo este esquema, las empresas de larga distancia deberían proporcionar “más resistencia a los precios que históricamente, aunque esto necesita ser probado”, dicen desde RBC.

Sin embargo, IAG se destaca entre los proveedores de servicios para lograr aumentos de eficiencia en los costes de los empleados para incrementar sus márgenes, ya que los costes laborales disminuyeron del 27% de los ingresos al 19% durante 2007-2018, mientras que en esta métrica, otras compañías del sector no han presenciado progreso alguno.

Artículos relacionados