El caso Villarejo de­riva en una serie de dá­divas para di­rec­tivos del clan FG

Carlos Torres reconoce ahora "hallazgos relevantes" en la investigación del BBVA

FG y Carlos Torres
FG y Carlos Torres

"Hallazgos re­le­van­tes". Así ca­li­fica el pre­si­dente del BBVA, Carlos Torres, en un co­mu­ni­cado ofi­cial del grupo, lo que se ha in­ves­ti­gado de ma­nera in­terna en el banco desde pri­meros de año, aunque no pueda hacer pú­blicos di­chos ha­llazgos por el se­creto de su­ma­rio. La Fiscalía Anticorrupción ha lo­grado con la impu­tación del BBVA como per­sona ju­rí­dica la rup­tura del si­lencio ab­so­luto que se guar­daba hasta el mo­mento desde la sede de La Vela, al Norte de Madrid. El caso Villarejo puede sal­picar a áreas muy sen­si­bles del banco, con mor­didas a al­gunos di­rec­ti­vos.

El presidente del BBVA ha tenido que manifestarse sobre el caso Villarejo casi de manera obligada, tras la imputación como persona jurídica del propio banco por parte de la Fiscalía de Anticorrupción.

Carlos Torres reconoce mediante un comunicado oficial que "BBVA ha venido aportando información a la causa desde su inicio, incluso con anterioridad a la apertura de la pieza número 9. Posteriormente ha compartido también con la justicia de manera proactiva los hallazgos relevantes de la investigación forensic encargada hace seis meses a Garrigues, URía Menéndez y PwC".

No obstante, el máximo responsable actual del BBVA puntualiza que sobre esos hallazgos "no estamos autorizados a difundir públicamente dada la exigencia de no interferir en la investigación judicial". El juez de la Audiencia Nacional tendrá que decidir en las próximas horas o días sobre la petición de Anticorrupción.

Pese a todo, Torres minimiza el paso dado por la Fiscalía, casi sin precedentes. "La condición de investigado... no implica, en esta fase preliminar del procedimiento, la acusación formal por ningún delito".

Anticorrupción imputa el presunto delito de cohecho a las contrataciones realizadas al grupo Cenyt, la sociedad del excomisario José Manuel Villarejo por el "desarrollo de múltiples servicios de inteligencia y/o investigación de naturaleza patrimonial y carácter ilícito. Además, el posible delito de descubrimiento y revelación de secretos se achacan a "una reiterada injerencia en los derechos fundamentales de las personas mediante seguimientos personales y acceso a sus comunicaciones o a su documentación bancaria".

Dádivas

La petición de la Fiscalía Anticorrupción va incluso más allá de esos posibles delitos y apunta a uno de corrupción de negocios por parte de algunos de los ejecutivos ya investigados del BBVA que "habrían recibido dádivas del entorno del grupo Cenyt por la facilitación de tales contrataciones". Casi una decena de directivos y ex directivos, entre ellos el exconsejero delegado Ángel Cano, ya fueron citados por el juez como investigados.

De todos los investigados, el juez García Castellón tan sólo fijó medidas cautelares para el anterior jefe de seguridad del BBVA, Julio Corrochano, y que aparece en todo este caso como el directo enlace con sus antiguo compañero policía.

"Quiero reiterar nuestro firme compromiso con el esclarecimiento de los hechos y con el cumplimiento de la ley, para lo que continuaremos colaborando activamente con la justicia", reitera Carlos Torres en el comunicado oficial del BBVA.

La petición de imputación del banco como persona jurídica se produce a menos de una semana de que el BBVA publique sus cuentas semestrales. Si al cierre de junio no han sufrido merma por esta causa judicial, el impacto podría registrarse en las del tercer trimestre con provisiones para hacer frente a la línea judicial.

Artículos relacionados