Su con­se­jero de­le­gado elude res­ponder quién será su nuevo pre­si­dente no eje­cu­tivo

El Santander encaja en España la integración del Popular y el riesgo inmobiliario

La ren­ta­bi­lidad se sitúa a la mitad del ob­je­tivo y la mo­ro­sidad su­pera el 7%

José Antonio Alvarez, CEO Santander.
José Antonio Alvarez, CEO Santander.

El re­sul­tado del primer se­mestre del Santander se ha visto afec­tado por la in­te­gra­ción del Popular, un pro­ceso que ha hecho mella de ma­nera es­pe­cial en su unidad en España. La ren­ta­bi­lidad (RoTE) de la misma es la que más se aleja de los ob­je­tivos a medio plazo al si­tuarse en el 9%, lejos del 14-16% pre­visto. La mo­ro­si­dad, al mismo tiempo, su­pera el 7% al cierre de junio al in­cluirse el ne­gocio in­mo­bi­liario por pri­mera vez. El con­se­jero de­le­gado, José Antonio Álvarez, resta im­por­tancia a estos gua­rismos y al nom­bra­miento de quién será el nuevo pre­si­dente no eje­cu­tivo en España.

El beneficio atribuido del Grupo Santander se ha visto impactado por los costes de reestructuración derivados de la integración del Popular, pero de manera especial se ha visto afectada la unidad geográfica en España por algunos cambios contables añadidos al cierre de junio.

El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, mantiene que se cumplen "las dinámicas" para alcanzar los objetivos fijados a medio plazo tanto para el grupo como para sus distintas entidades geográficas. Eso sí, la de España compara de manera negativa con el resto de las que cuenta el banco.

En cuanto al objetivo de rentabilidad (RoTE, según la medida del Santander), el objetivo del 14-16% está aún muy lejos del 9% con el que se ha cerrado el primer semestre del ejercicio. Álvarez, no obstante, considera que tienen un RoTE "razonable" y que se ve afectado por todo el proceso de integración del Popular.

Sin embargo, el banco en Brasil ya ha superado el objetivo del 20% de rentabilidad y el Reino Unido se encuentra con un 8% muy cerca de la horquilla fijada como objetivo a medio plazo. México también ya cumple con lo esperado, al igual que Portugal y Estados Unidos.

En cuanto a la morosidad, Santander España se sitúa como la peor unidad geográfica con un 7,01%. El consejero delegado del grupo ha explicado que esto se ha producido por la integración de los riesgos del negocio inmobiliario por primera vez en este último trimestre.

Sin pistas

Esta evolución de Santander España se ha producido bajo la presidencia interina del histórico Rodrigo Echenique, que tenía previsto haberse apartado de todas sus funciones a finales del pasado mes de junio.

José Antonio Álvarez, propuesto en un principio como su sustituto ante la llegada fracasada de Andrea Orcel como nuevo consejero delegado, mantiene su mutismo característico sobre quién será el nuevo presidente de Santander España, eso sí, sin la funciones ejecutivas que ha tenido el ya mencionado Rodrigo Echenique.

El consejero delegado del Santander no ha querido aventurar si habrá antes un presidente no ejecutivo al frente de su unidad en España o un Gobierno estable tras el batacazo de Pedro Sánchez en la primera votación para su investidura como presidente. Álvarez se ha mostrado cauto y ha reconocido que el deseo de su grupo, al igual que el de otras empresas, es que haya "la mayor estabilidad posible" en la política española.

Artículos relacionados