La de­bi­lidad del mer­cado pu­bli­ci­tario y las nuevas pla­ta­formas dis­paran las ventas en bolsa

Los analistas se llenan de dudas en las 'teles' antes de los resultados

Atresmedia co­tiza en mí­nimos del año y Mediaset cae hasta ni­veles de fe­brero a pesar de la OPA

Mediaset
Mediaset

Las dos grandes ca­denas de te­le­vi­sión es­pañolas están re­ci­biendo una de las ma­yores ava­lan­chas de papel en Bolsa de los úl­timos tiem­pos. Los in­ver­sores están des­ha­ciendo po­si­ciones a mar­chas for­zadas a las puertas de que, en los pró­ximos días 24 y 25 de julio res­pec­ti­va­mente, Mediaset y Atresmedia pre­senten sus cuentas del primer se­mes­tre. Atresmedia co­tiza en mí­nimos del año y Mediaset en los ni­veles más bajos desde fe­brero a pesar de la OPA en mar­cha.

Que Mediaset España esté cotizando un 12% por debajo del precio del derecho de separación de 6,54 euros al que pueden acceder los accionistas que no están de acuerdo con al fusión con la matriz italiana es el mejor reflejo del sentimiento de mercado de los inversores. Los gestores temen que la debilidad del mercado publicitario y la competencia de las nuevas plataformas como Netflix, HBO o Amazon pasen una dura factura a ambas cadenas en el primer semestre de 2019. Y no quieren asumir riesgos.

"Estamos viendo un movimiento vendedor constante e imparable en las dos últimas semanas. Mediaset se ha desplomado sin resistencia por debajo de los 6 euros y Atresmedia se ha dejado atrás también sin apenas pelea los 4 euros. La caída está siendo violenta porque los inversores están viendo el vaso medio vacío. Algo muy parecido a lo que ocurre en el sector financiero, donde la consigna es salir rápido", señalan fuentes bursátiles.

El otro gran paralelismo con la banca española es que los analistas financieros internacionales también están jugando un papel decisivo. Esta semana, Morgan Stanley y UBS ha revisado a Mediaset después de que la cadena haya anunciado que emitirá los partidos de la Liga de fútbol española, la Liga de Campeones y la Europa League de la temporada 2019-2020 por 35 euros al mes. Una jugada audaz que el mercado se ha tomado con esceptismo.

"La compra de los derechos del fútbol demuestra que la preocupación de las grandes cadena s por la irrupción de las nuevas plataformas es alta y que saben que tienen que responder rápido", señala el analista de una gestora internacional. Mediaset emitirá los encuentros a través de Mitele Plus, el vehículo que va a liderar la transformación digiral de la compañía con, entre otras cosas, la emisión de contenidos sin interrupciones.

Con estas cartas sobre la mesa, Morgan Stanley ha elevado la recomendación sobre Mediaset desde los 4,6 hasta los 4,7 euros. Poco consuelo si se tiene en cuenta que la cadena todavía cotiza muy por encima (en los 5,75 euros) a pesar de la caída libre de las últimas jornadas. Por su parte, UBS sí ha recortado el precio objetivo desde los 7,6 hasta los 7,45 euros, precio que aún representa un potencial alcista del 30%.

En cuanto a Atresmedia, que ya cae en torno a un 10% desde que empezó el año, UBS que ha rebajado su precio objetivo desde los 5,4 euros por acción hasta 5,2 euros. Más indulgentes son los analistas nacionales. Renta 4 ha mantenido la recomendación de la cadena de San Sebastián de los Reyes con el argumento de que le puede beneficar el precio para una posible fusión (en medio de fuertes dudas) de las filiales italiana y española de Mediaset.

En medio de crecientes dudas, otros analistas creen que el castigo ha sido excesivo. Santander ha elevado su recomendación sobre Mediaset (que sigue subiendo un 10% en lo que va de año) desde vender a mantener y el precio objetivo desde los 6,60 hasta los 6,70 euros, muy en línea con el precio medio de las casas de bolsa que siguen la compañía.

En este momento, los expertos apuestan más por Atresmedia, que podría subir más de un 30% a medio plazo frente al potencial alcista de poco más de la mitad de su gran competidor. Otra vez bajo la lupa de los inversores, las dos compañia se enfrentan al reto de sorprender al mercado con unos ingresos superiores a lo esperado. De momento, las apuestas por esta posibilidad están bajo mínimos.

Artículos relacionados