Las cuentas de CIMIC las­tran la co­ti­za­ción de la cons­truc­tora de Florentino Pérez

ACS se hunde algo más en Bolsa llevado por su filial australiana

La mitad del be­ne­ficio de Hochtief de­pende de Australia, cada vez con obras menos ren­ta­bles

Fernández Verdes, ACS
Fernández Verdes, ACS

El efecto ma­ri­posa ha lle­gado a ACS. La co­ti­za­ción de la cons­truc­tora pre­si­dida por Florentino Pérez su­frió un serio va­ra­palo la pa­sada se­mana por el efecto arrastre de la caída de su fi­lial aus­tra­liana (CIMIC), apenas im­pul­sada por la tí­mida subida de 0,05% de este lu­nes. Los di­rec­tivos de ACS man­tienen las ci­fras ob­je­tivo de CIMIC para 2019, pero los ana­listas no lo ven tan claro. La realidad es que la fi­lial aus­tra­liana cayó casi un 19% el jueves 18 y ACS se dejó un 4,2% en la Bolsa es­pañola el mismo día. La culpa pa­rece que la tiene la ac­ti­vidad de cons­truc­ción de CIMIC, muy poco ren­ta­ble.

Media hora después del cierre de la Bolsa (como es habitual en esta compañía), ACS presentará sus resultados semestrales el próximo lunes 29 de julio. Serán decepcionantes, aseguran. Pero se podrán ver los datos concretos de cómo afectan a los números del grupo las cuentas de la filial australiana CIMIC. Esta última presentó su informe del primer semestre en la Bolsa de Sidney el pasado jueves, día 18, y la jornada se saldó con una caída del 18,9% de su cotización.

Aparentemente, los resultados no eran tan malos y los directivos del grupo ACS salieron a intentar ayudar con mensajes optimistas, pero los analistas mantuvieron sus dudas. Vayamos por partes. Para empezar, hay que entender cómo CIMIC afecta a las cuentas de ACS. El grupo presidido por Florentino Pérez mantiene en la actualidad el 50,4% del capital de la constructora alemana Hochtief, que a su vez ostenta la propiedad del 73% de la australiana CIMIC.

Es decir, que la constructora cotizada en Sidney entra dentro del perímetro de consolidación de ACS y por ello sus cuentas son importantes para el conjunto del grupo. Además, es parte fundamental en la cartera de obras de construcción consolidada y contribuye con la mitad del resultado de Hochtief.

CIMIC representa prácticamente la cuarta parte de la cartera de construcción del grupo ACS y acumula el 80% de la del área geográfica de Asia-Pacífico, según las cuentas del primer trimestre de 2019 de ACS. Dentro de ese informe trimestral puede verse también cómo el área Asia-Pacífico aportó 64 de los 120 millones de beneficio obtenido por Hochtief en los primeros tres meses de 2019. Cualquier cosa que afecte negativamente a este negocio se transmite, pues, al resto del grupo, y de ahí que la presentación de resultados de CIMIC del jueves último pasara factura a la cotización de ACS y a la de Hochtief, que cayó también un 9,05% en Frankfurt.

Las cifras de CIMIC

CIMIC anunció un aumento del 1,1% de su beneficio neto, hasta alcanzar los 367 millones de dólares australianos (unos 230 millones de euros al cambio del día), en los primeros seis meses de 2019. Los ingresos se mantuvieron prácticamente sin variación en 6.955 millones de dólares australianos (4.360 millones de euros). Y el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 1.023 millones de dólares australianos (640 millones de euros), que representa un 16,6% de incremento sobre el mismo semestre del año anterior.

Como puede observarse en un primer vistazo, las cuentas de CIMIC tampoco hacían presagiar una respuesta tan negativa de los mercados. Y si además se le suma que en este semestre ha logrado contratos nuevos por valor de 8.300 millones de dólares australianos (5.200 millones de euros), la cosa no pintaba mal.

De hecho, el consejero delegado de ACS y presidente ejecutivo de CIMIC, Marcelino Fernández Verdes, señaló que la compañía australiana “llega al ecuador del ejercicio con una sólida posición financiera", para añadir después que “tenemos una base sólida para el crecimiento rentable”. Tras ello, CIMIC señaló que mantiene sus previsiones de beneficio para el conjunto del año entre los 490 y los 525 millones de euros.

¿Qué pasó entonces en los mercados? Una noticia de Dow Jones del mismo día daba algunas claves interesantes. Efectivamente, aunque el beneficio final había crecido, el beneficio antes de impuestos del negocio de construcción bajó un 15% en el semestre, lo que llevó a los analistas de Macquarie a rebajar la recomendación del valor desde comprar a mantener.

Este dato de la caída de rentabilidad del negocio constructor tiene su importancia, porque con los nuevos contratos cerrados por CIMIC en el primer semestre, la cartera de obra pendiente alcanza los 23.070 millones de euros que, a falta de comprobar las cuentas del grupo a 30 de junio, seguramente incrementan su peso específico en las cifras consolidadas de Hochtief y de ACS.

Si los directivos mantienen las cifras de beneficio anual -comentan fuentes del sector consultadas por Capitalmadrid- con un significativo aumento de la cartera puede que lo que esté ocurriendo es que CIMIC necesite mayor volumen de obra para mantener estables los resultados y eso recibe el nombre de menor rentabilidad. Todo ello explica por qué ante unos números globales aparentemente buenos y unas perspectivas que no presagian caídas de beneficios, los analistas reaccionan a la baja y la cotización se da un batacazo.

Por cierto, que no es la primera vez que CIMIC da un susto a ACS en Bolsa en lo que va de año. El pasado 6 de mayo, las acciones de la filial australiana de dejaron un 7,07% en la Bolsa de Sidney y ACS perdió ese mismo día un 3,5% en la Bolsa española, después de que ese día el diario The Sydney Morning Herald se hiciera eco del comentario de la casa de análisis GMT, radicada en Hong Kong, que en el mes de abril había dicho que los métodos de contabilización de CIMIC eran muy agresivos y puso en duda la autenticidad de sus ingresos, por la contabilidad de sus adquisiciones y no incluir las pérdidas de una empresa conjunta en Oriente Medio.

Cimic remitió al regulador del mercado australiano, el Australian Securities Exchange Limited, (ASX) un comunicado en el que aseguraba que sus informes anuales y los resultados financieros de todo el año 2018 están "completamente auditados y cumplen las normas contables" y añadía que "para obtener información precisa y análisis relacionados con la compañía, CIMIC aconseja a los participantes del mercado que consulten sus informes anuales de 2018 y anteriores, sus resultados financieros trimestrales, semestrales y anuales, y sus otras publicaciones". Tras el tajante desmentido de CIMIC, las aguas volvieron a su cauce, pero poco más de dos meses después la filial australiana vuelve a marcar el día a día de ACS en la Bolsa.

Artículos relacionados