OPINIÓN

Verano 2019. La Francia con derecha en alza y la España vacía...

El Gobierno re­tiene los datos de co­mercio ex­te­rior con una ba­lanza sal­vada por el tu­rismo

Balanza de pagos
Balanza de pagos

Por mo­tivos poco ex­pli­ca­dos, la Secretaría de Estado de Comercio sigue sin pu­blicar el Informe men­sual de Comercio Exterior co­rres­pon­diente a mayo 2019. Una opor­tuna ex­cusa para li­berar a este co­men­ta­rista y darme un salto hasta la Provenza fran­cesa. Las úl­timas no­ti­cias dis­po­ni­bles, las de la Balanza de Pagos que ela­bora el Banco de España con da­tos, co­mercio de mer­can­cías, fa­ci­li­tados por la Agencia Tributaria, mos­traban un su­pe­rávit en el primer tri­mestre de este año en el ca­pí­tulo de bienes y ser­vi­cios.

En efecto, 2.545 millones de euros. Cifra resultante de un déficit comercial y un superávit en el renglón turismo del orden de los 9.500 millones de euros.

Vuelo directo Madrid-Marsella. Desde la ventanilla se ven dos grandes charcos de agua, Entrepeñas y Buendía; luego esa España vacía que sólo empieza a dar señales demográficas al abandonar Los Monegros y sobrevolar la comarca catalana. El avión dice adiós a la península por el bello golfo de Rosas.

Aeropuerto de Marsella. Consigna de equipajes: 15€ por bulto cuando se pasan las tres horas. Taxista armenio de familia armenia, casado con mujer armenia y educación bilingüe de los niños. El taxista de vuelta marsellés de pro sólo tiene un mensaje: la canalla ha invadido Marsella.

Viaje a las bellas calanques y un animador que elogia la maestría del capitán- timonel: el último comunista de Marsella. La extrema derecha gana y gana terreno electoral.

Marsella como París, 14 de julio, fiesta nacional, “está hasta las narices (ras-le bol) de la violencia por las manifestaciones de los chalecos amarillos o las celebraciones argelinas por un triunfo futbolístico. Francia se ha convertido en un país desbordado en el que las fuerzas del orden no consiguen restablecer”. (Editorial del periódico La Provence, 14 de julio).

La ciudadanía francesa sigue su curso. Día de mercado en Lourmarin. ¡Qué envidia!. Agricultores que traen los productos de sus huertas y corrales además de un despliegue de artículos, ropa, bolsos, cinturones a precios razonables; calidad y buen gusto.

Vida política y social. Los alcaldes aquí sí son los vecinos, jubilados con salarios en torno a 1.000€; no hay etiquetas de partidos políticos. Vida comunal. Las escuelas públicas abren sus puertas a las 7 de la mañana y las cierran a las 6 de la tarde. Padres y madres pueden dejar y recoger a sus hijos aunque trabajen a varios kilómetros de distancia.

¿Cómo organizarnos en nuestra España Vacía pero también en la España Llena?

Coincide mi regreso con la entrevista del Presidente Sánchez en La Sexta. Su propuesta para un gobierno de coalición me parece tan europea como sensata. Un gobierno con participantes de otros partidos políticos pero no con la presencia de su máximo dirigente y, yo añadiría, la de su número dos. Un gobierno de coalición no es un lavadero de fallos (el casoplón), es otra cosa.

En Radio Nacional, el director de estudios del BBVA comenta por qué España marcha bastante bien. Los tipos de interés de las hipotecas han bajado y mucho; en consecuencia la renta disponible para otros menesteres es más abundante. Más consumo, más demanda doméstica y más inversión.

Por si fuera poco también se dibuja un descenso de nuestra elevada propensión marginal a importar: más de una unidad de producto extranjero por unidad de renta doméstica. La producción nacional es más competitiva, más demandada.

Seguimos aquí con el Procès pero no hay chalecos amarillos ni nuestros convecinos latinoamericanos alteran el orden público por cualquier hazaña futbolística. ¡Señores políticos: seriedad!. El Presidente Sánchez la está ofreciendo. Pablo Iglesias con su paso atrás dá un paso al frente para Podemos.

Artículos relacionados