Hasta mayo, se li­ci­taron pro­yectos por valor de 8.607 mi­llo­nes, un 60,1% más

La obra pública se disparó por las elecciones pero habrá que ver si se cumple lo prometido

Las con­vo­ca­to­rias elec­to­rales traen un sinfín de pro­yectos que luego quedan en el alero

Infraestructuras
Infraestructuras

La obra pú­bica se ha dis­pa­rado en el primer se­mestre de este año gra­cias a las elec­ciones ge­ne­rales de abril y las au­to­nó­micas y mu­ni­ci­pales pos­te­rio­res. Hasta mayo, las di­fe­rentes ad­mi­nis­tra­cio­nes, in­clu­yendo el Estado, li­ci­taron pro­yectos por valor de 8.607 mi­llo­nes, lo que su­pone un cre­ci­miento del 60,1%, todo un ré­cord desde casi 2008. Pero habrá que ver si ahora se cum­plen todos los com­pro­misos que ad­qui­rieron los par­tidos en sus cam­pañas. Las cons­truc­toras lo du­dan.

Las convocatorias electorales traen un sinfín de proyectos que luego quedan en el alero, bien porque los partidos han prometido algo que posteriormente no pueden cumplir porque realmente no disponen de ese dinero. O bien porque no han logrado la mayoría de votos para llevarlo a cabo y tienen que contar con el resto de partidos. Muchas de las obras comprometidas figuran solo en los días que dura la campaña y después quedan en el olvido.

Izquierda Unida propuso hace años que todas las promesas electorales que hicieran los partidos políticos quedasen registradas ante el Defensor del Pueblo, de forma que si no se cumplían tales proyectos se explicasen las razones por las que no se han realizado. Histórica es también la frase del viejo profesor Enrique Tierno Galván cuando dijo que “las promesas electorales están para no cumplirse”.

Y es que, la mayoría de los proyectos que los candidatos lanzan, no están soportados bajo ningún respaldo económico ni firma que avale que se va a contar con el dinero exigido. Por ese motivo, los cerca de 9.000 millones de euros que las distintas administraciones públicas han licitado en obras hasta mayo, habrá que ver si se cumplen o quedan en papel mojado.

Los ayuntamientos y las comunidades autónomas han promovido las dos terceras partes de esa cifra comprometida, unos 5.700 millones, mientras que el Ministerio de Fomento ha lanzado obras por 2.413 millones, lo que supone un 175% más que el año anterior.

Sólo los ayuntamientos, diputaciones y cabildos han licitado proyectos de obras por 3.176,5 millones de euros entre enero y mayo, un 24% más que en 2018 y el 37% del total estatal. Los gobiernos regionales lanzaron en su conjunto proyectos por valor de 2.582,8 millones, un 48% más que en igual periodo de 2018.

Pese a no contar con presupuestos para esta legislatura, el departamento del ministro en funciones José Luis Ábalos ha seguido con la política de llevar el AVE a toda la geografía española, aunque algunos ramales no sean rentables. Los trabajos de líneas ferroviarias de alta velocidad se llevan prácticamente la mitad de las obras licitadas (1.127,7 millones), cuatro veces más que el año anterior.

Construcción de viviendas al alza

A la espera de que se cumplan las obras comprometidas por el Ministerio de Fomento, los nuevos gobiernos autonómicos y los ayuntamientos, la construcción de viviendas sigue en subida, como lo demuestran el aumento de los visados para obra nueva. En los cuatro primeros meses, la cifra de solicitudes se disparó un 23%, el mayor volumen registrado desde 2009. En total, se contabilizaron 37.594 solicitudes.

Solo en el mes de abril, y a pesar de los días de Semana Santa, se registraron 9.708 peticiones para construir pisos, un 36,6% más que en igual periodo de 2018. Pese a este crecimiento que se está produciendo en la construcción de nuevas viviendas, las cifras están muy lejos del récord de 805.800 visados solicitados en los años previos a la crisis en 2018.

El último observatorio inmobiliario del BBVA Research ve, en cambio, ciertos signos de atonía en el mercado debido a la incertidumbre económica que está repercutiendo en la venta de viviendas. Durante el pasado mes de abril, se vendieron 50.172 viviendas, según datos del Centro de Información Estadística del Notariado (CIEN), lo que supone una cierta atonía.

Las cifras de préstamos hipotecarios siguen, en cambio, al alza. En abril pasado, se firmaron casi 24.000 créditos hipotecarios destinados a compra de vivienda, lo que supuso un incremento interanual del 5,2%. El importe medio se situó próximo a los 135.000 euros.

Pese a las advertencias del Banco de España sobre un encarecimiento del tipo de interés medio aplicado a los nuevos préstamos por la nueva Ley Hipotecaria, el observatorio del BBVA Research señala que el contexto financiero sigue siendo propicio para el sector inmobiliario, debido a que, en su opinión, los tipos de interés se mantienen en niveles relativamente bajos. En abril, el tipo medio fue del 2,39%.

Artículos relacionados