SEGUROS

El sec­tor, al igual que la banca, la­menta la pro­lon­ga­ción de los tipos a cero

El ramo de Vida lastra en 2018 el crecimiento del seguro en España

El in­forme anual de la Fundación Mapfre des­taca la evo­lu­ción po­si­tiva en Salud

Edificio de Mapfre
Edificio de Mapfre

El se­guro es­pañol sufre por se­gundo año con­se­cu­tivo una ra­len­ti­za­ción, de­bido sobre todo por el errá­tico com­por­ta­miento del ramo de Vida. Esta es una de las con­clu­siones del in­forme anual ela­bo­rado por el ser­vicio de es­tu­dios de Mapfre y pu­bli­cado por su Fundación.

Los bajos tipos de interés son una de las causas de esta evolución en los dos últimos años, mientras que el negocio de No Vida, sobre todo el seguro de Salud, ha permitido un crecimiento de las primas en 2018 con unos ingresos de 64.377 millones de euros, un 1,5% más que en 2017.

El seguro de Vida se ha convertido en la asignatura pendiente del sector, ya que sobre todo en la modalidad de ahorro no ha calado entre los españoles. El director general del servicio de Estudios de Mapfre, Manuel Aguilera, ha justificado en el comportamiento de dicho ramo que la Brecha de Protección del Seguro BPS) haya aumentado hasta los 29.000 millones de euros.

De dicha cantidad, el 96,1% corresponde al ramo de Vida. Según Aguilera, tras el pico alcanzado en 2016 ese segmento de negocio ha caído, en buena parte como consecuencia del prolongado periodo de tipos de interés a cero. Los españoles han canalizado sus ahorros hacia los fondos de inversión de los bancos en busca de alguna rentabilidad.

El segmento de los seguros de Vida debería crecer a una tasa promedio anual de manera sostenida del 7% a lo largo de los próximos diez años para que se pudiera cerrar dicha brecha aseguradora.

No obstante, la caída de primas en Vida se ha moderado durante el último ejercicio, con una contracción del 1,4% frente al 5,6% que se registró en 2017. El ahorro gestionado, al mismo tiempo, mantiene un crecimiento positivo y una tendencia ascendente, con un incremento de las provisiones técnicas del 2,6% hasta los 188.467 millones de euros.

Compensación

El sector asegurador español ingresó un total de 64.377 millones de euros en el pasado ejercicio, un 1,5% más que el año anterior. Pese a todo, su peso en el Producto Interior Bruto (PIB) se ha reducido hasta el 5,33% frente al 5,44% de 2017 y se aleja del récord histórico alcanzado en 2016.

El incremento de primas se ha logrado gracias al buen comportamiento del negocio de No Vida, con cinco años consecutivos de crecimiento por la recuperación de la actividad económica y a la mayor capacidad de consumo, tanto de empresas como de particulares.

Dentro de este segmento, el informe de la Fundación Mapfre destaca el comportamiento de los seguros de Salud, que han crecido al mayor ritmo en casi una década (un 5,6%, hasta los 8.524 millones de euros. No obstante, el grueso de las primas en el ramo de No Vida corresponde a los automóviles, que representan un 31,5%.

Manuel Aguilera también ha destacado la buena salud del conjunto del sector, con un ratio combinado del 101,7% (93,7% en Vida), un ROE del 11,4%, y una solvencia del 221%, el doble de lo exigido por los supervisores.

Las inversiones de las entidades aseguradoras aumentaron un 1,1% en 2018, hasta los 295.287 millones de euros, de los que el 55,1% corresponde a activos de deuda pública y en el 20,6% a renta fija corporativa. Las inversiones en renta variable presentan una ligera recuperación hasta alcanzar el 5,2%, el máximo de la última década.

Artículos relacionados