BOLSA

Acerinox, indicios divergentes

Aunque nadie duda del mer­cado y sus de­ci­sio­nes, en oca­siones se pro­ducen ex­trañas di­ver­gen­cias di­fí­ciles de ex­pli­car. Uno de estos casos po­dría ser Acerinox. Más allá del ciclo ba­jista del en­torno eco­nó­mico apun­tado por la ra­len­ti­za­ción macro y de las in­cer­ti­dum­bres por los aran­celes al acero, son mu­chos los ope­ra­dores que creen que se está des­con­tando un es­ce­nario ex­tre­ma­da­mente ne­ga­tivo.

La compañía siderúrgica, recuerdan estos bolsistas, fue una de las más castigadas durante la sacudida de las cotizaciones a finales del pasado ejercicio y, desde entonces, no ha levantado cabeza como sí ha ocurrido con otros valores del sector en similar situación. De hecho, las acciones de Acerinox mantienen aún un ligero balance negativo en Bolsa en el acumulado del ejercicio.

Una evolución deprimente que no estaría recogiendo la verdadera situación ni del sector -Goldman Sachs ha apuntado que el sector siderúrgico europeo habría tocado ya fondo hace tiempo- ni el de la propia compañía.

Los analistas de Deutsche Bank, por su parte, creen que Acerinox tiene margen para un mejor rendimiento en la segunda mitad del ejercicio pese al decepcionante comienzo de año. Para ello, el rendimiento de la actividad de la sociedad en América será fundamental.

La situación técnica de Acerinox también ofrece señales divergentes. Las acciones de la compañía vuelven a moverse por debajo de los 8 euros. Un nivel peligroso pues de alejarse de él de forma consistente abriría un nuevo hueco a la baja hacia los 7 euro como mínimo.

Sin embargo, sus accionistas mantienen un moderado optimismo. Si se confirma que los valores del sector habrían tocado fondo, estos niveles podrían suponer una importante oportunidad de entrada de cara a un posible rebote con una primera resistencia sobre los 9 euros, el techo de su actual tendencia lateral, y una segunda en las inmediaciones de los 10 euros si entra en fase alcista.

Artículos relacionados