Una de sus apuestas es­trella sigue siendo el ne­gocio au­dio­vi­sual

La TV de pago lleva a Telefónica a la 'pole potition' para el resto del año

En España existen ya 6,9 mi­llones de abo­nados a pla­ta­formas de pago

TV de pago.
TV de pago.

Telefónica, la ope­ra­dora es­pañola de re­fe­ren­cia, man­tiene la misma línea de ac­tua­ción de los úl­timos tiem­pos. Sin em­bargo, sus mo­vi­mientos más re­cientes le llevan a una po­si­ción aven­ta­jada de cara a afrontar el resto del año, pese a que el vo­lumen de los usua­rios au­dio­vi­suales des­cendía li­ge­ra­mente un1%. El pró­ximo se­mestre eso puede cam­biar con la es­tra­tegia que ha adop­tado, según el in­forme más pró­ximo de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC).

Pese a que estamos ante un ejercicio en el que hay un importante estancamiento de la facturación, las operadoras mantienen su interés en fomentar el desarrollo de las televisiones de pago. Según se observa en el último informe de la CNMC en España existen ya 6,9 millones de abonados a la televisión de pago, de los cuales 6,3 millones la contrataron en algún paquete convergente. Una cifra que describe el entorno actual.

Y es que prácticamente casi todos los abonados a la televisión de pago llegaron gracias a las compañías de telecomunicaciones, donde Telefónica, a través de Movistar+, lidera el mercado por número de clientes Fusión. Se encuentra ante una posición privilegiada teniendo en cuenta que se estima que de aquí a final de año tenga un arreón con nuevos suscriptores. Especialmente cuando vuelva la temporada del fútbol.

Estos datos se conocen tras un año en el que los ingresos globales del sector de las telecomunicaciones se ha estancado. El incremento fue leve en 2018, con un 0,7% en relación al año anterior, alcanzando los 34.516 millones de euros. No obstante, más allá de la televisión, cabe destacar que, entre los servicios finales, la banda ancha móvil fue el que más creció, con una tasa positiva del 12,7%.

El servicio de televisión de pago en las telecos y sus paquetes convergentes van unidos. A finales del pasado ejercicio, siguiendo los datos del mismo informe, el gasto de los hogares que contratan ofertas empaquetadas se redujo. Concretamente, debido a la caída de valor, motivada por las guerras promocionales de las telecos, los hogares con paquete cuádruple (sin TV) gastaron un promedio de 53 euros mensuales.

Con todo, lo importante es lo que están haciendo cada una de las compañías. Y Telefónica está apostando fuertemente por el contenido audiovisual. No pensando en el ahora, sino en el mañana. Por tanto, la situación le es bastante favorable teniendo en cuenta que es la empresa con un mayor volumen de usuarios y la que más esfuerzos está poniendo en la digitalización y en los contenidos.

Lite es el ejemplo

Un ejemplo claro lo vimos hace poco tiempo. Tras unirse a Netflix para ofrecer a sus clientes de Fusión sus contenidos y los de la plataforma estadounidense, fue un paso más allá al sacar una oferta audiovisual a los no clientes de Movistar. La nueva televisión, llamada Lite, en la que se pueden ver contenidos originales de la marca y los canales Vamos y Cero. Una apuesta por la captación por otras vías distintas.

El plato fuerte de Movistar+ Lite, desde luego, son las series originales de Movistar+, ya que en los últimos tiempos su apuesta por las series extranjeras ha ido aminorando y cada vez tienen menos series compradas que sean verdaderamente relevantes. En cuanto al cine, esta plataforma tiene un catálogo suficiente, pero lejos de lo que ofrece Movistar en otros paquetes de Fusión.

No hay que olvidar, de hecho, que en los últimos años la compañía ha invertido dinero y esfuerzos en la producción seriada con creaciones refrendadas por la crítica como “Vergüenza”, “La Zona”, “Gigantes” o “Arde Madrid”, entre otras. ¿El objetivo? Situarse a la vanguardia para terminar capitalizándolo en un mayor volumen de ingresos.

Artículos relacionados