Cada vez se acentúa más la di­fi­cultad de la fa­mi­lias para ac­ceder a una casa

La vivienda emite señales de clara consolidación aunque los precios siguen al alza

La ba­talla hi­po­te­caria pro­ta­go­ni­zada por los bancos con­tri­buye a man­tener la ac­ti­vi­dad.

vivienda
Vivienda estable al alza.

A estas al­tu­ras, hacer una foto fija del sector in­mo­bi­liario es­pañol sigue siendo un com­pli­cado su­doku. Y más que lo será en los pró­ximos tri­mes­tres. La enorme va­riedad de fuentes ge­ne­ra­doras de es­ta­dís­ti­cas, con sus pro­pios có­digos y de­ca­lajes tem­po­ra­les, di­fi­culta mucho llegar a grandes con­clu­sio­nes. Pero al menos sí per­mite ve­ri­ficar lo que se venía di­bu­jando ya en el tramo final del 2018: el mer­cado está en fase de con­so­li­da­ción tras unos años ex­tra­or­di­na­rios por bue­nos.

La primera gran clave son los precios. Tinsa recoge en su último informe que el precio de la vivienda ha aumentado un 2,5% en junio de este año respecto al mismo mes del año pasado. El porcentaje se sitúa por debajo del 3,6% de mejora del pasado mes de mayo y está mucho más lejos de las subidas del 6,8% y del 4,1% de los meses de enero y de febrero. En los cuatro últimos meses, los precios no han crecido más de un 4%, nivel que superaron con holgura durante todo el segundo semestre de 2018.

Por lo tanto, el mercado está emitiendo unos signos de cierta ralentización, que en cualquier caso no son especialmente preocupantes. El Consejo General del Notariado acaba también de emitir su informe, en este caso del primer trimestre del año. Y de su información, entre la más fiable del mercado, se deduce que los precios crecieron un 3,7% en el primer trimestre del año, aunque en regiones como Galicia y Baleares los avances superan el listón del 10%.

Por lo tantos, los notarios certifican que los precios arrancaron el ejercicio creciendo a niveles muy similares a los de los trimestres anteriores y que en comunidades autónomas como Cataluña o Madrid los avances se sitúan en tasas altas superiores al 5%. Noticias alentadoras para quienes compran para invertir y siguen obteniendo rentabilidades significativas a las que unen los rendimientos por alquiler. La costa sigue acelerando.

También con datos de Tinsa, los precios crecieron en casi un 80% de los 159 principales municipios del litoral e islas españolas cuando terminó el primer trimestre del año. Por lo tanto, el mercado sigue emitiendo señales saludables y los compradores mantienen unos niveles de actividad más que aceptables. No obstante, hay algunos signos de ralentización que encajan con la línea de desaceleración económica que, como el resto de Europa, sufre el país.

En el apartado de las ventas de viviendas, el mercado también ofrece signos de estabilidad. Con los últimos datos del Ine en la mano, en mayo se vendieron algo más de 47.500 casas. La cifra supone apenas un 1,1% más que hace un año, con las casas usadas tirando del carro. El Consejo General del Notariado asegura que en el primer trimestre de 2019 se vendieron 138.502 viviendas en España, un 1,7% más que en el mismo período del año pasado.

Una cifra razonable, que sin embargo contrasta con la gran subida del 20% en el arranque de 2017 o la mucha mas discreta del 6% del primer trimestre de 2018. "Hay una evidencia, que es que los precios son mas caros y que el esfuerzo para las familias es mucho mayor. Eso explica que el segmento de segunda mano sea el más pujante y que el mercado haya entrado en esta fase de cierta ralentizacion", señalan fuentes del sector, que recuerda que el mercado es muy cambiante según la zona geográfica.

Este proceso de ajuste todavía leve se produce cuando según Tinsa los precios sigue casi un 35% por debajo de los máximos de 2007, antes del estallido de la crisis. Algunas zonas ofrecen ya ciertos signos de cansancio, como las grandes ciudades y la costa mediterránea, donde segun Tinsa, los precios han crecido por debajo del listón del 2% en los 12 últimos meses.

En plena consolidación, el sector mantiene en buen estado sus constantes vitales. Los bancos están apoyando este proceso con una oferta de hipotecas que se mantiene en niveles atractivos a pesar del endurecimiento de condiciones que para el sector supone la Ley Hipotecaria. Aunque los precios medios de los préstamos han crecido este año, las mejores ofertas del mercado han mantenido o incluso mejorado sus condiciones.

Artículos relacionados