Monitor de Consumo Bancario

Son lí­neas de cré­dito fá­ciles y rá­pi­das, pero car­gán­dole con in­tereses que llegan casi al 30%

Las tarjetas 'revolving', nueva brecha en las relaciones banca-cliente

Su li­ti­gio­sidad se ha dis­pa­rado y los bu­fetes es­pe­cia­li­zados vuelven a hacen el agosto

Tarjetas de fidelización
Tarjetas de fidelización

Son de plás­tico, caben en cual­quier com­par­ti­mento de su car­tera y a pesar de que en apa­riencia son inofen­sivas e in­cluso desea­bles, su ca­pa­cidad des­truc­tiva es co­lo­sal. No ha­blamos de ningún ex­plo­sivo ni de droga de di­seño al­guna, sino de las tar­jetas 'revolving', in­genio fi­nan­ciero que ofrece al usuario ju­gosas lí­neas de cré­dito con las que pagar ca­pri­chos ve­ra­niegos a cambio de in­tereses gi­gantes que pueden dar más de un dis­gusto.

Su alta litigiosidad hace que no sólo sean un negocio para la banca, sino también para los prósperos bufetes que llevan los pleitos que provocan.

Según la definición del diccionario de finanzas del BBVA, una tarjeta revolving es un tipo de tarjeta de crédito con la que todas las compras o movimientos de efectivo quedan aplazadas automáticamente. De este modo, el usuario dispone de una línea de financiación que le permite pagar sus compras en cómodos plazos.

Como en cualquier tarjeta de crédito, se pueden realizar pagos aunque la cuenta asociada a ella esté a cero, ya que los cargos en la misma se cobran posteriormente, ya sea el siguiente mes o difiriendo la satisfacción de la deuda en plazos.

La cantidad de efectivo que pone a disposición del cliente es superior a la de los microcréditos, con líneas de financiación de hasta 6.000 euros, lo que las convierte en una alternativa muy apetecible para el consumo. Hasta que el confiado consumidor se encuentra con un tremendo agujero en sus cuentas que los intereses de estos 'plásticos', que pueden superar incluso el 24%, se han encargado de cavar.

Deuda insaciable

Es este aspecto, el de los pagos al consumo, la columna maestra de la campaña #StopUsura de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en la que la denuncia de los intereses abusivos de las revolving tiene especial protagonismo.

"Las tarjetas revolving no son más que un crédito al consumo instrumentalizado a través de una tarjeta", explican desde la OCU. "Hay un límite de crédito que va disminuyendo a medida que vamos realizando cargos, pero se repone con los pagos" -denuncian- "El resultado es que según se va saldando la deuda, el dinero vuelve a estar disponible. Las tarjetas con pago aplazado van generando elevados intereses a menudo abusivos". Un mecanismo de retroalimentación que en la organización califican como "endeudamiento infinito".

Para la concesión de estos créditos, las entidades financieras no hacen estudio de solvencia alguno ni piden documentación, lo que redobla sus riesgos ya que cualquiera puede acceder al producto. Esto hace que el perfil de los usuarios sea frecuentemente vulnerable, lo que ha llevado al Banco de España (BDE) a recomendar a las entidades "facilitar de manera periódica (por ejemplo, mensual o trimestralmente) información a su cliente" sobre determinados extremos.

Terremoto en los tribunales

Como es lógico, los desorbitados intereses de estos 'plásticos' han abierto un nuevo frente de litigiosidad para la banca y una nueva fuente de beneficios para los despachos de abogados especializados en pleitos financieros.

Bufetes como el mediático Arriaga Asociados hacen bandera de la sentencia del Supremo de 2015 que declaró nulo un crédito revolving. El fallo aplicó una Ley de 1908 y calificó de "usurario" el tipo de interés, que alcanzaba el 24,6% TAE y de demora equivalente al remanente en 4,5%. El demandante dispuso de 25.634 euros que le generaron 18.568 euros de intereses, por lo que, aunque ya había pagado al banco 31.932 euros, seguía debiendo más de 12.000.

Arriaga Asociados recibió en el primer trimestre del presente año 800 quejas de usuarios de créditos revolving, que en algunos casos habían sufrido pérdidas de hasta 9.000 euros.

Artículos relacionados