DESDE EL PARQUET

El Ibex eleva su autocartera

La au­to­car­tera es una de las fór­mulas pre­fe­ridas por las em­presas para me­jorar la re­tri­bu­ción de sus ac­cio­nis­tas. Sin em­bargo, para mu­chos ana­listas re­fleja la in­com­pe­tencia de los di­rec­tivos a la hora de des­tinar ese di­nero a es­tra­te­gias de cre­ci­miento para me­jorar la ren­ta­bi­li­dad. Esta es la preo­cu­pa­ción de los ope­ra­dores con los altos ni­veles de au­to­car­tera re­gis­trados en los úl­timos años en el mer­cado es­pañol.

Según un informe de BME, la autocartera de las empresas del Ibex 35 registró un ligero aumento al cierre de 2018 frente a 2017. El número de acciones en autocartera pasó de representar el 0,62% de las correspondientes al total del capital emitido por las empresas del selectivo al finalizar 2017 a un 0,70% al cierre de 2018.

El número de empresas de principal indicador español a esa fecha con autocartera se elevaba a 30. De ellas, 16 aumentaron el porcentaje de sus acciones propias respecto a 2017, 10 lo redujeron, dos no lo modificaron y otras dos no tenían autocartera en 2017. Resulta significativo, destaca el informe, el elevado número de empresas que aumentaron su autocartera frente a las siete de 2017.

Eso supone cerca de 50,5 millones de acciones propias más en el balance de las empresas del selectivo respecto a un año antes para un total de 423,2 millones de acciones. un 13,6% más.

En conjunto, el 0,70% del capital computado como autocartera por las integrantes del Ibex 35 a finales del año pasado tenía un valor de mercado de 3.298 millones de euros. Paradójicamente un valor 6,6% inferior al de la autocartera de las empresas componentes del selectivo un año antes. Sin embargo, si se le agrega el valor de las acciones amortizadas durante el año por las compañías, el valor de mercado se eleva hasta los 6.621 millones de euros, un 9,9% más que los 6.026 millones registrados por las 35 empresas del Ibex en 2017.

Las empresas más activas en este sentido fueron Acciona con un incremento de casi tres millones de acciones, hasta alcanzar un 5,08% de su capital social, y Amadeus con la recompra de siete millones de títulos, para elevar su autocartera hasta el 1,87% del capital social. Por el contrario, las reducciones más destacadas las protagonizaron Mediaset, Colonial e Indra.

La legislación española establece, el límite máximo de autocartera de las sociedades cotizadas en el 10% del total de las acciones que componen el capital emitido. En 2018 de las 30 sociedades con autocartera nueve tenían porcentajes superiores al 1%, y entre ellas solo Acciona con el 5,1% de su capital social se aproxima al ecuador del límite del 10%. Técnicas Reunidas, Iberdrola y ACS mantuvieron en 2018 autocarteras que representaban porcentajes de 3,9% y el 2%, de sus capitales sociales.

Las otras cinco compañías: Amadeus, Banco Sabadell, Merlin, Telefónica y Ferrovial finalizaron 2018 con autocarteras que superan el 1% de su capital social. El valor de mercado de la autocartera de estas nueve compañías al finalizar 2018 era de 2.701 millones de euros, el 82% del valor total de las compañías del selectivo español.

A lo largo de 2018 seis compañías del selectivo realizaron amortizaciones de acciones propias: ACS, Ferrovial, Iberdrola, IAG, Mediaset España y Repsol.

Entre los usos de la autocartera se encuentra el de aumentar la retribución de los accionistas. La amortización de autocartera y reducción de capital por parte de las compañías eleva la participación de los accionistas en los beneficios. Con este propósito amortizaron el año pasado IAG y Mediaset.

Otra forma de retribuir al inversor mediante la autocartera es la distribución de acciones propias a los accionistas que las reciben como pago en especie (dividendo flexible o dividendo opción). En 2018 mediante la compra de acciones propias Iberdrola atendió su programa de dividendo flexible. Otras sociedades como ACS, Ferrovial y Repsol llevaron a cabo en 2018 la compra de acciones propias para su amortización y reducción de capital con el fin de contrarrestar el efecto dilución de sus programas de dividendos flexibles.

Favorecer la liquidez del valor en el mercado y la regularidad de la cotización de las acciones de las compañías es otro de los usos que las empresas dan a la autocartera. Con esta finalidad a lo largo de 2018 cinco sociedades; Acciona, Indra y Técnicas Reunidas suscribieron contratos de liquidez para la gestión de su autocartera (estos contratos deben de comunicarse al supervisor de mercado). Otras sociedades como Bankia y el Banco Santander manifestaron que la operativa sobre acciones propias en 2018 tuvo como una de sus finalidades el facilitar a los inversores la liquidez u oferta de valores y minimizar eventuales desequilibrios temporales entre la oferta y la demanda.

Por otro lado, en bastantes ocasiones, las acciones propias forman parte de la retribución de administradores, alta dirección y empleados. A lo largo de 2018 diecinueve de las treinta compañías con autocartera del Ibex 35 destinaron una parte de esta para la cobertura de planes retributivos consistentes en la entrega de acciones a directivos y empleados.

Por último, las sociedades también compran acciones propias para usarlas como contrapartida en operaciones corporativas.

Artículos relacionados