El con­senso del mer­cado ve un po­ten­cial a sus ac­ciones en bolsa de un 25%

Los proyectos de Sacyr vinculan a los inversores más allá del siguiente semestre

Su ex­pan­sión por Latinoamérica man­tiene el atrac­tivo para los ana­listas

Sacyr
Sacyr

Sacyr, com­pañía de­di­cada a la cons­truc­ción, ges­tión de in­fra­es­truc­turas y ser­vi­cios, man­tiene el ritmo firme y cons­tante de cre­ci­miento y con­so­li­da­ción du­rante el pre­sente ejer­ci­cio. Tanto es así que la hoja de ruta que tiene tra­zada la com­pañía está ge­ne­rando mucho atrac­tivo desde el punto de vista de la in­ver­sión por parte de los ana­lis­tas. Su ex­pan­sión por Latinoamérica es uno de los prin­ci­pales ca­ta­li­za­dores y po­dría llevar a que sus tí­tulos se dis­paren más de un 25% du­rante los pró­ximos me­ses.

La firma que lidera Manuel Manrique sigue acumulando noticias positivas de cara a sus intereses a sus espaldas. Su negocio penetra en América del Sur con fuerza y eso lleva a que se consoliden las actividades que está llevando a cabo. El último movimiento fue el cerrar la financiación para el proyecto de ampliación de dos autopistas en Paraguay que se adjudicó en 2016, una operación con la que ha levantado 400 millones de euros para costear las obras, según informó la empresa.

En este sentido, el grueso de estas cifras ha sido aportado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y por el banco estadounidense Goldman Sachs. De su lado, los dos socios del proyecto, la constructora española y la local Ocho A, contribuyen con un total de 70 millones. Una gran oportunidad que goza del beneplácito de los expertos, sin ningún lugar a dudas.

El grupo español, que lidera el consorcio adjudicatario del contrato con una participación del 60%, consigue de esta manera financiar la obra tras firmar hace un año con el Gobierno de Paraguay un acuerdo que desbloqueó la ejecución de los trabajos, dado que suponía la entrega de los terrenos necesarios.

Sin embargo, es un desembarco más de los muchos proyectos que tiene ya puestos en marcha en el conjunto de Latinoamérica. Según apuntan fuentes del mercado, la estrategia que está llevando a cabo le sirve para poner “en el punto de mira” a los títulos de la compañía a los inversores, puesto que “está gestionando a la perfección las principales partidas de su balance”. Por lo menos, “hasta la fecha”.

Muestra de ello es el respaldo que ha suscitado el valor hasta ahora en los mercados. En lo que va de año se ha revalorizado ya más de un 25%. Un porcentaje que es mucho más elevado si nos remontamos a los mínimos del 2018. Desde entonces sus acciones repuntan más de un 42%.

Atractivo para el largo plazo

Con este telón de fondo los bancos de inversión han puesto el foco en la constructora para una inversión con un horizonte temporal más amplio. Todo ello, pese a las subidas que, efectivamente, acumula en el presente ejercicio.

Principalmente, la evolución de su negocio es bastante estable. Va manteniendo la evolución de sus beneficios entre el 5% y el 10% anual. Es demasiado dependiente de su posición en Repsol, pero en estos niveles de precios las principales firmas de análisis mantienen sus apuestas por el valor.

Sacyr sigue intentando buscar zonas más altas de cotización, pese a que en algunos momentos este año ha atravesado más dificultades. De ahí a que el consenso de mercado tenga un tono positivo en cuanto a los títulos de la compañía. consenso también se muestra favorable al valor. El 72% opta por sobreponderar al valor, mientras que el resto se reparte entre una posición neutral y vendedora.

Tanto es el apetito que suscita que los analistas aún ven recorrido en la acción y otorgan un precio objetivo a los títulos de Sacyr de 2,83 euros, lo que supone que puede tener un potencial de más del 25% sobre los niveles en los que cotiza actualmente.

Artículos relacionados