LA SEMANA BURSÁTIL

Un segundo semestre igual o mejor

La for­ta­leza de los mer­cados de­pende en buena me­dida de la con­fianza. Y las úl­timas ci­fras re­co­gidas por los in­di­ca­dores sobre las ex­pec­ta­tivas de los con­su­mi­dores no han sido bue­nas. Eso se ha de­jado notar en la de­bi­lidad de las bolsas en la recta final del se­mes­tre.

Un efecto negativo solo contrarrestado por las expectativas de un acercamiento de posturas en asuntos comerciales entre EEUU y China tras del G20.

Así lo refleja la caída del 0,3% del Ibex 35 en el cómputo global de las cinco últimas sesiones. Con todo, el selectivo ha logrado salvar el mes de junio con un alza de algo más del 2% y el semestre con un avance nada desdeñable del 7,7%.

Una vez superada la primera mitad del año, los operadores buscan ahora anticipar los movimientos del segundo semestre. Algunos temen que las bolsas internacionales evolucionen igual que el año pasado yendo de más a menos, con un inicio de ejercicio alentador para acabar con fuertes pérdidas. De momento, el perfil es bastante similar.

Los más veteranos del lugar recuerdan que los mercados de valores se encuentran en niveles récord de recompra de acciones. Muchas empresas están adquiriendo sus propias acciones para evitar ajustes mayores, lo cual introduce un gran factor de distorsión pues en cuanto se acaben las recompras, el mercado se puede venir abajo como un castillo de naipes.

Una posibilidad descartada por un elevado número de analistas, que esta vez sí confían en que el mercado al menos consiga igualar las ganancias del primer semestre. El selectivo estaría cotizando con uno de los PER más bajos de Europa en un momento en el que la economía española es una de las más dinámicas y de mayor crecimiento.

Según los cálculos más optimistas, el principal indicador español estaría cotizando con un descuento del orden del 40%. En este sentido, la huida de los inversores en los últimos años podría deberse más a la incertidumbre política provocada por la fragmentación de partidos que a factores económicos que a la situación económica. Si el factor político desapareciera o se difumina, la Bolsa debería repuntar con fuerza.

En este sentido, aseguran que Muchas acciones, especialmente entre los “blue chips” se encuentran claramente infravaloradas por resultados y rentabilidad. Teniendo en cuenta el escaso rendimiento de los bonos y la reducida prima de riesgo, creen que la valoración actual del selectivo debería estar en niveles como mínimo cercanos a los 10.000 puntos.

Calendario semanal de Bolsa

Después de los preocupantes datos de confianza registrados la semana pasada, los inversores volcarán su atención en los próximos días hacia los datos de actividad y hacia el informe de empleo estadounidense. Todo apunta, en cualquier caso, a que los mercados seguirán sin grandes movimientos en el arranque del segundo semestre a no ser que haya grandes sorpresas en los datos macro.

Hoy lunes, además de los indicadores de actividad PMI de China, España, la zona euro y EEUU, los operadores deberán estar pendientes de las ventas minoristas y la tasa de paro en Alemania, el agregado monetario M3 que permite al BCE medir las presiones inflacionistas y de la tasa de paro en la zona euro, y de los gastos de construcción estadounidenses.

El martes, en cambio, el único foco de interés se situará estará en los precios de producción de la zona euro.

La agenda internacional del miércoles volverá a estar marcada por los datos de actividad PMI, en este caso del sector servicios, en España y la zona euro y EEUU, país desde donde también llegarán la encuesta privada de empleo ADP, la balanza comercial y los pedidos de bienes duraderos.

El jueves, el único indicador a tener en cuenta será las ventas al por menor de la zona euro.

La semana bursátil se cerrará el viernes con la producción industrial en España, los pedidos industriales de Alemania y con el informe de empleo en EEUU. En este caso no se esperan tampoco sorpresas respecto a la tasa de paro de pleno empleo, en torno al 3,6%.

Artículos relacionados