Los ac­cio­nistas dis­fru­tarán a partir de julio de un pro­grama di­fe­ren­cial, con “importantes ven­ta­jas”

Álvarez-Pallete, convencido de que el auténtico valor de Telefónica se refleje en la acción

Afirma que la te­leco es mucho más fuerte que hace tres años, con un nivel de deuda más con­tro­lado

Álvarez Pallete, pte. Telefónica.
Álvarez Pallete, pte. Telefónica.

El pre­si­dente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, se ha pre­sen­tado ante los ac­cio­nistas con el con­ven­ci­miento de que el au­tén­tico valor de la com­pañía se verá pronto re­fle­jado en la co­ti­za­ción de la ac­ción. ¿Razones? La em­presa es hoy más fuerte que hace tres años, tiene una deuda más con­tro­lada -se ha re­cor­tado en 14.000 mi­llones de eu­ros-, y ofrece un di­vi­dendo “atractivo” para los ac­cio­nistas de 0,40 euros por ac­ción.

“Todo ello -ha comentado- en un entorno poco propicio, cuando no adverso, en el que han influido distintos factores. Por un lado, el recelo de los mercados hacia nuestro sector. Por otro, las turbulencias en mercados y divisas importantes de Latinoamérica y en Reino Unido. Y, por último, la atmósfera bursátil negativa en el Ibex35”.

Pese a estas adversidades, Álvarez-Pallete ha calificado 2018 de un “buen año” para Telefónica en su transformación hacia una compañía tecnológica, lo que se ha traducido en un aumento de los clientes, especialmente entre los clientes de valor. “Somos ya una compañía tecnológica que está en el corazón de la revolución digital, porque el motor de esa revolución es la conectividad que brindamos”, ha dicho a los accionistas.

Asimismo, ha señalado que todo esto se ha traducido en una mejor tendencia de los ingresos, en un crecimiento del beneficio neto y en una reducción de la deuda. El endeudamiento neto a marzo se situaba en 40.381 millones de euros y, si se incluyen las desinversiones posteriores, se reduciría en otros 1.700 millones, con lo que la teleco tendría en estos momentos un nivel deudor de 38.680 millones.

Desinversiones para reducir deuda

El presidente de la teleco se marcó hace tres años como objetivo esencial recortar el volumen de deuda y salir de los negocios menos punteros y con más riesgo para la teleco. En los últimos meses, ha salido de Centroamérica donde ha ingresado 2.025 millones de euros y ha vendido 11 centros de datos a Asterion por un importe de 550 millones de euros y una plusvalía de 260 millones.

En esta línea, ha recordado que la venta de O2, en Reino Unido y que los reguladores bloquearon, suponía un importe equivalente a los 14.000 millones de deuda que la teleco ha recortado. “Tres años después, hemos reducido la deuda tanto como si hubiésemos vendido nuestra filial, pero aún contamos con ella y además la hemos situado en niveles récord de ingresos”, ha afirmado.

La realidad presente de la compañía se refleja también, según Álavarez-Pallete, en el nivel de ingresos que genera -unos 49.000 millones de euros (+2,9%), el beneficio neto crece por tercer año consecutivo hasta más de 3.300 millones de euros (+6,4%) y el flujo de caja libre supera los 5.500 millones, lo que supone un crecimiento de un 5,3%.

“Como les dije aquí mismo hace un año, queremos crecer en ingresos y estamos creciendo; queremos incrementar los márgenes, y lo estamos incrementando; seguiremos invirtiendo para contar con las mejores plataformas, y lo estamos haciendo. En definitiva, cumplimos lo que decimos”, ha explicado.

Asimismo ha recalcado que en los últimos años se ha logrado mejorar en todas las partidas financieras como en la captación de nuevos clientes, ya que se ha logrado sumar nueve millones en los últimos tres años y con una relación de mayor valor, al mismo tiempo que ha logrado mantener un elevado ritmo inversor con 83.000 millones de euros invertidos desde 2012.

Un nuevo grupo para 20 o 30 años

Respecto al futuro, Álvarez-Pallete ha señalado que están construyendo un grupo tecnológico no para el próximo trimestre ni para los dos siguientes. “Estamos conformando una compañía para los próximos 20 o 30 años”. En palabras de su presidente, la historia de Telefónica es una historia de adaptación y anticipación al cambio. “No podemos limitarnos a ser el mejor de nuestra clase. Ambicionamos cambiar para pertenecer a una clase mayor”.

En este sentido, ha insistido en que el proceso de transformación que se ha acelerado en los últimos tres años ha convertido a Telefónica, en una empresa que cuando cumpla su centenario estará a la vanguardia en redes de fibra y 5G, será pionera en simplificación y eficiencia, con sistemas 100% digitalizados, centrada 100% en el cliente y líder en la creación y distribución de productos y servicios digitales.

El presidente ha destacado que la actividad de la compañía contribuye al desarrollo social por varias vías. Genera un impacto en el PIB de más de 53.000 millones de euros en los países en los países donde opera, aporta fiscalmente al presupuesto público más de 10.000 millones de euros y más de 1,2 millones de empleos directos e indirectos.

Por último, ha señalado que, a partir del próximo mes de julio, los accionistas de Telefónica que sean clientes de la compañía disfrutarán de un programa diferencial, con atención personalizada e “importantes ventajas”.

La junta ha aprobado el pago de un dividendo a los accionistas de 0,40 euros por título, lo que supondrá un desembolso a la compañía de unos 2.000 millones de euros. El primero pago de 0,20 euros será el próximo 20 de junio y el segundo, de otros 0,20 euros, se abonará el 20 de diciembre.

Artículos relacionados