BOLSA

Berkeley, castillos en el aire

Ríos de tinta han co­rrido en estas se­manas en torno a Berkeley a raíz del re­sul­tado de la elec­ción en el sa­la­man­tino pueblo de Retortillo. Un pueblo en­fren­tado a su co­marca por el apoyo al pro­yecto de la mina de uranio a cielo abierto pre­visto por la em­presa mi­nera aus­tra­liana.

El consistorio denegó a mediados del pasado mes de diciembre la licencia para iniciar las obras, por lo que el cambio de alcalde ha sido recogido por los operadores como una importante señal de cara al posible desbloqueo final de un proyecto estancado durante más de una década.

Esta expectativa provocó de hecho una espectacular subida del 35% del valor en la primera sesión después de las elecciones, demostrando lo sensible que puede ser el mercado ante determinado tipo de noticias. Pero en realidad todo sigue igual, pues la concesión de la licencia depende también de la Diputación, así como de Consejo de Seguridad Nuclear y del Ministerio para la Transición Ecológica.

De este modo, conforme se ha ido enfriando el optimismo inicial, las acciones de Berkeley han ido perdiendo fuelle de forma progresiva para volver casi al punto de partida anterior al de las elecciones. Con todo, la compañía minera que también cotiza en Australia y Reino Unido sigue confiando en una resolución favorable a su proyecto minero en la zona que incluye dos minas a cielo abierto, una planta de tratamiento y un almacén de residuos nucleares.

De ser así, para lo cual debería vencer numerosos obstáculos en función de los intereses políticos y económicos, los operadores no dudan ni un segundo en el que el valor se dispararía de inmediato por encima de los 3 euros por acción frente a los 0,19 en los que cotiza en la actualidad. Eso explica la enorme especulación en torno al valor y sus explosivas reacciones ante cualquier noticia en uno u otro sentido por más que sean castillos en el aire.

Artículos relacionados