BOLSA

Ebioss y el talón de Akiles

El pro­ceso de re­es­truc­tu­ra­ción puesto en marcha por Ebioos para salir de una de­li­cada si­tua­ción fi­nan­ciera, y que está lle­gando a su recta fi­nal, pa­rece estar te­niendo un efecto po­si­tivo en el ánimo de sus ac­cio­nis­tas, que ya se es­taban po­niendo en lo peor.

Eso le ha permitido a la empresa cotizada en el MAB reaccionar este mes de junio con un alza cercana al 30%. Pese a esta fuerte subida, aún presenta un balance negativo en el año.

En concreto, el grupo especializado en el tratamiento energético de la basura ha firmado este mes un acuerdo vinculante de refinanciación sus tenedores de bonos. De este modo, cuatro de los más de 13 millones de euros de deuda con el principal bonista, se convertirán en capital Cifra que podría elevarse los seis millones de euros en los próximos 30 meses si Ebioss logra cerrar con Ebitda positivo en cualquier ejercicio de aquí a final del año 2021. La conversión se realizará al valor de un euro por acción y las acciones tendrán un período de prohibición de venta de un año.

El resto de la deuda del principal bonista se convertirá en un préstamo a siete años, al 2% de interés y con dos años de carencia tanto de principal como de intereses. El total de los 4,4 millones de euros con el segundo principal bonista se convertirá en préstamo en iguales condiciones al primer con dos años de carencia tanto de principal como de intereses.

La deuda de ambos bonistas compartirá las mismas garantías personales y reales según el porcentaje que representa la deuda de cada una de ellas. En el acuerdo se especifica una cláusula de amortización anticipada en función de los resultados positivos futuros limitada a entre el 20 y el 25% de los beneficios distribuibles cada año (20% los primeros dos años y 25% en adelante los siguientes años).

Su entrada en vigor, sin embargo, estará condicionada, entre otras cuestiones, a la consecución y evolución del proyecto Akiles,. Es decir, a la culminación en la reorientación estratégica del grupo, con el cambio de nombre incluido, que se someterá a aprobación en la próxima Junta General de Accionistas. La compañía se compromete al tiempo a renunciar al reparto de dividendos durante los dos primeros años que es el período equivalente a la carencia de capital e intereses.

Además del saneamiento del balance con la reestructuración de la deuda, los retos de la compañía pasan por reducir los costes generales, con una drástica reducción de la plantilla, así como centrar sus esfuerzos en áreas de negocio rentables con la venta de negocios no estratégicos en Portugal, Bulgaria e Italia.

La compañía ha alcanzado a su vez un acuerdo con el tercer bonista, titular de 1,8 millones de euros de deuda, para que este importe sea también objeto de capitalización. Por tanto, ha logrado cerrar el proceso de reestructuración por más de 19 millones de euros. lo cual supone una importante bombona de oxígeno para la consecución del nuevo plan de negocio del grupo para entrar en la senda del beneficio.

Una operación de máxima relevancia, tal y como ha reconocido la propia Ebioss, pues dota de solvencia al balance, amolda el calendario de pagos a sus previsiones de generación de recursos a futuro, y predispone al grupo para encarar desde una posición de fortaleza la inminente Junta de Accionistas que aprobará la ampliación de capital que supone la evolución de Ebioos a Akiles . De momento, ha logrado revertir la dinámica bajista que le llevó a marcar mínimos absolutos a finales del año pasado a 0,145 euros por acción para pasar a cotizar a cerca de 0,4 euros por acción. Nivel donde está encontrando una firme resistencia. Los expertos esperan ahora que los planes de la compañía no tengan un punto débil como el mítico dios griego y pueda superar este techo sin grandes problemas en los próximos meses.

Artículos relacionados