Se con­ver­tiría en la se­gunda com­pañía del sector de mayor vo­lumen

IAG anticipará puestos en el proceso de consolidación del transporte aéreo

La ae­ro­línea his­pa­no-in­glesa, lista para ad­quirir Easy Jet, Finnair y Thomas Cook

IAG.
IAG.

El ne­gocio de las ae­ro­lí­neas está muy cerca de su­frir un cambio como hasta ahora no ha­bíamos visto. La di­fi­cultad de crecer más po­dría pro­vocar una con­cen­tra­ción em­pre­sa­rial de los prin­ci­pales gru­pos. En los úl­timos tiempos ya hemos visto mo­vi­mientos en este sen­tido, pero de aquí a 2025 po­drían in­cre­men­tarse este tipo de ope­ra­cio­nes. Entre ellas, IAG es una de las que quiere ganar más ca­pa­cidad de ne­gocio a través de fu­siones y ad­qui­si­ciones y ya tiene al­gunas firmas en su ra­dar.

El sector está viviendo un momento complicado por muchas razones. Como siempre, las incertidumbres no le sienta especialmente bien. El miedo reduce el consumo y, por ende, la contratación de vuelos. Si a eso se le une que el precio del petróleo puede perjudicar más los márgenes de beneficios de estas empresas, tenemos un compendio de factores nada fácil de controlar por parte de sus equipos directivos.

Y es que se espera que la inestabilidad siga en el entorno global durante un tiempo. Más aún cuando Estados Unidos aumenta las posibilidades de entrar en recesión, como ya hemos visto con la inversión de la curva de tipos. Esto es un factor que crea obstáculos para las aerolíneas, que viven de la evolución del ciclo económico.

Estas compañías están viendo cómo se está lastrando su capacidad para crecer en cuanto a facturación y beneficios. ¿Cuáles pueden ser las alternativas de llevarse una porción más grande de la tarta de los ingresos? Realizando operaciones corporativas. En este sentido, IAG es de las que se encuentra expectante ante las posibilidades que puedan aparecer, tal y como hemos observado en los últimos tiempos con su interés en Norweigan.

Desde HSBC consideran que la “consolidación” está mejorando la estructura del sector, pero todavía no es suficiente para compensar otros riesgos. En esta línea, los impactos de una menor confianza de los consumidores por las dudas económicas, la creciente sensibilidad medioambiental y la inestabilidad geopolítica “tienen un mayor efecto en la demanda que la mejora estructural de la oferta del sector”.

Otras firmas de análisis como Citi o Bernstein se mueven en ese mismo esquema. Por eso, añaden, los directivos de las aerolíneas se están centrando en concentrar el mercado en menos compañías en aras de garantizar una rentabilidad estable en el largo plazo. De hecho, Michael O'Leary, consejero delegado de Ryanair, siempre ve un horizonte con solo cinco grandes holdings: Ryanair, IAG, Air France-KLM easyJet y Lufthansa.

Los expertos de van más allá y ven un futuro, en 2025, con cinco grandes compañías: “Air France--KLM, IAG, Lufthansa y Ryanair”, indica Mark Manduca, analista de la entidad financiera norteamericana, que estima que estas empresas podrían copar más del 66% de la oferta mundial.

Las alternativas para IAG

Y en este porvenir más concentrado, ¿qué papel juega IAG? En opinión de Manduca, el grupo hispano-inglés podría poner el foco, precisamente, en EasyJet, puesto que la aerolínea de bajo coste sería le daría una mayor presencia en los aeropuertos londinenses de Gatwick y Luton, que compensaría su limitación en la actualidad de aumentar su presencia en Heathrow. El banco estadounidense apunta que esta low cost, con una red singular de slots, permitiría a IAG tener una nueva vida a las perspectivas de crecimiento “de British Airways en Reino Unido durante los próximos 10 años”.

De esta manera, la unión de estas dos aerolíneas supondría una cuota por debajo del 50% de todo el tráfico de Londres, aún por detrás de otras competidoras. Sin embargo, sería un fuerte espaldarazo en cuanto a la mejora de sus principales cifras financieras.

En último lugar, el informe de Citi se centra en otras posibles adquisiciones de IAG de aquí a los próximos seis años. Otras de las compañías que ven candidatas serían la filial británica de Thomas Cook y la finlandesa Finnair. Con estas sumas, el grupo que dirige Willie Walsh se colocaría como la segunda compañía que más capacidad tendría en Europa, solo por detrás de Lufthansa.

Artículos relacionados