BOLSA

Endesa, impulso renovado

Los bol­sistas si­guen con­fiando en el sector ener­gé­tico como uno de los prin­ci­pales di­na­mi­za­dores del mer­cado en los pró­ximos me­ses. Y dentro de él creen que la es­pañola Endesa, de ca­pital ita­liano, tendrá un papel de li­de­razgo.

Tras superar las expectativas de beneficios al cierre de 2018, la filial de la italiana Enel está confirmando esta buena marcha en la primera mitad de este ejercicio gracias al impulso proporcionado por la mayor estabilización del negocio regulado, con mejores precios y menores costes. Las expectativas apuntan a un Ebitda sobre los 3.700 millones de euros y un beneficio en torno a los 1.500 euros para finales de año.

Su buen posicionamiento en renovables, señalan los analistas, servirá tanto para contrarrestar las pérdidas generadas por el final de la producción domésticas de sus centrales de carbón en 2020 como para captar oportunidades de crecimiento, especialmente en distribución, a largo plazo en la península.

El punto débil de la compañía en esta estrategia de inversión en renovables es su elevada deuda neta, que ha crecido un 20% en el primer trimestre, y ya supone cerca de siete veces su Ebitda frente a una media del sector de 4,5 veces. Por el contrario, su mayor ventaja competitiva es su alta rentabilidad por dividendo, por encima del 6%, superior a la media del mercado y del sector.

Estas cifras han impulsado su cotización en las últimas sesiones hasta sus máximos absolutos, muy cerca ya de los 24 euros por acción. Nivel que podría superar en breve de mantener la espectacular tendencia alcista iniciada hacer tres años. Un avance acentuado en los últimos meses a pesar de no contar con el apoyo de las firmas de análisis, que aconsejan mantener o vender, y de la inestabilidad general del mercado

--

Artículos relacionados