RATING SOBERANO

Moody's rebajará el rating si Sánchez deshace las reformas laboral y de pensiones

El Banco de España pide al Gobierno re­ducir más el dé­ficit es­truc­tural ante una po­sible re­ce­sión

euro en España
Rating de España.

La agencia de ca­li­fi­ca­ción cre­di­ticia Moody's ha aler­tado de una po­sible re­baja del ra­ting so­be­rano de España, ac­tual­mente si­tuado en 'Baa1' con pers­pec­tiva 'estable', si se re­vierten las re­formas la­boral y de pen­sio­nes, según se des­prende de un in­forme pu­bli­cado por la firma este mar­tes. A su vez, el Banco de España ha re­que­rido un mayor ajuste fiscal para re­ducir el dé­ficit es­truc­tu­ral.

No obstante, Moody's ha explicado que el perfil crediticio de España refleja la "recuperación sostenida" y el incremento en la competitividad experimentado en los últimos años.

"España está disfrutando de una recuperación fuerte y rica en empleo que ha reducido de forma significativa muchos de los desequilibrios previos del país, como el alto paro, la elevada deuda del sector privado y el déficit externo", ha subrayado Kathrin Muehlbronner, vicepresidenta de Moody's y responsable del análisis soberano para España.

En este sentido, y en relación a la próxima revisión de la nota crediticia de España, que se producirá el próximo 15 de noviembre, la firma ha alertado de que podría considerar una rebaja si se produce una "amplia reversión de las reformas", particularmente la laboral o la de las pensiones, así como si se ralentiza la tendencia en la reducción del ratio de deuda con respecto al producto interior bruto (PIB).

Por otro lado, Moody's podría proceder a elevar la nota de solvencia de España si la economía "sigue creciendo a tasas robustas", incluso aunque se produzca una desaceleración en la zona euro, así como si se ponen en marcha "reformas estructurales" que estén enfocadas a la consolidación fiscal o a mantener el crecimiento potencial.

Posible recesión futura

Por su parte, el Banco de España ha recomendado al Gobierno que cumpla con las recomendaciones de la Comisión Europea y reduzca el déficit estructural de manera más intensa en los próximos años, en la medida en que contribuye a dotar a las finanzas públicas de la "fortaleza" necesaria para hacer frente a posibles efectos recesivos futuros y para asegurar su sostenibilidad a largo plazo.

En un artículo del organismo titulado 'La política fiscal en España en el marco de la gobernanza presupuestaria europea', el Banco de España recuerda que según las recomendaciones de la Comisión Europea a España, tras salir el país del procedimiento de déficit excesivo (en 2018 el déficit se situó en el 2,5%), el déficit estructural, situado en el 2% del PIB, debe reducirse 0,65 puntos porcentuales en 2019 y 2020, por lo que el crecimiento del gasto público debe ser el 0,6% este año y el 0,9% el que viene.

En cambio, en la Actualización del Programa de Estabilidad 2019-2022 que remitió el Gobierno a Bruselas en abril, el déficit estructural no sólo no se reduce, sino que empeora un 0,2% del PIB este año y, frente a un crecimiento del gasto público del 0,6% recomendado por la Comisión, esta rúbrica crecerá en 2019 un 3,9%.

De esta forma, el Banco de España recuerda que la Comisión Europea ha destacado que, para el presente ejercicio, existe un riesgo significativo de desviación respecto a los requisitos establecidos, y añade que, en el caso de que se materializara dicha desviación, el Consejo Europeo pediría a España la adopción de medidas de ajuste necesarias, cuyo incumplimiento podría llevar incluso a la exigencia de efectuar un depósito por importe del 0,2% del PIB.

"El cumplimiento de las reglas fiscales establecidas en el proceso de gobernanza europea es un requisito que cualquier país miembro debe satisfacer, al objeto de contribuir al mantenimiento de la estabilidad macroeconómica del área del euro", advierte el organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos.

Artículos relacionados