BOLSA

Telefónica se alía con América Móvil

En po­lí­tica y en los ne­go­cios se pueden ver ex­traños com­pañeros cuando hay de­ter­mi­nados in­tereses que con­flu­yen. Después de años de fuerte ri­va­lidad en Latinoamérica, el gi­gante me­xi­cano América Móvil, pro­piedad de Carlos Slim, y Telefónica su­marán ahora sus fuerzas para des­plegar 7.300 ki­ló­me­tros de cable sub­ma­rino a lo largo de la costa del Pacífico.

Este acuerdo aúna tanto en el compromiso de las dos mayores teleoperadoras de la zona de mejorar las comunicaciones a escala mundial como las ventajas de compartir el desarrollo y los costes de infraestructuras. El cable submarino de fibra óptica de alta capacidad conectará puntos desde Guatemala a Chile, con puntos de amarre intermedios en Ecuador y Perú, todos los cuales están ya instalados cuyo despliegue se espera esté listo para finales de 2020.

El proyecto de colaboración se produce después de que América Móvil comprara en enero las operaciones de Telefónica en Guatemala por 333 millones de dólares, así como por compromiso para quedarse con sus operaciones en El Salvador por otros 315 millones de dólares, operación esta última que está pendiente de luz verde por parte de las autoridades de la competencia salvadoreñas.

El mercado español, sin embargo, se ha mostrado especialmente frío respecto a este acuerdo a la espera de conocer el monto de las inversiones y su efecto en su apalancamiento, pese a reconocer la importancia de este proyecto para Telefónica tanto por la apertura de nuevas vías de ingresos como de nuevas vías de colaboración con el gigante de telecomunicaciones mexicano.

Las acciones de la compañía apenas ofrecen un mínimo retorno en el año y vuelven a poner en riesgo el soporte de los 7 euros por acción. Algo difícil de entender cuando cuenta con el apoyo de los analistas, que en su gran mayoría consideran su acción fuertemente infravalorada.

Desde el punto de vista técnico, si Telefónica aguanta sobre este soporte en estas semanas habrá conformado un triple suelo que podría anticipar un importante rebote para escapar de la tendencia lateral bajista en la que se encuentra inmersa. Su principal objetivo de confirmarse este movimiento estaría en torno a los 8 euros por acción, donde encontraría una intensa resistencia. En cualquier caso, y tras los esfuerzos del grupo por reducir deuda, los expertos creen a su pesar que gran parte de este movimiento dependerá en buena medida de la situación general de las bolsas.

Artículos relacionados