BOLSA

Almirall, alta proyección

El banco de in­ver­sión Renta 4 ha ini­ciado re­cien­te­mente la co­ber­tura de Almirall con re­co­men­da­ción de so­bre­pon­de­rar. El la­bo­ra­to­rio, señala la firma, se en­cuentra in­mersa en un cambio sus­tan­cial en der­ma­to­logía mé­dica li­de­rado por un nuevo equipo di­rec­tivo, cen­trado en el con­trol de costes y en crear port­folio como prin­ci­pales ca­ta­li­za­do­res.

Su capacidad de crecimiento se encuentra así ligada al éxito de las últimas investigaciones para el tratamiento de la psoriaris (Skilarence e Ilumetri) y el acné (Seysara). Compuestos que se encuentran en fase finales de ensayos clínicos, que cuentan con un alto valor añadido y por tanto con un impacto positivo en márgenes.

De estos tres medicamentos, el de mayor potencial es la propuesta para queratosis actínica, cuya lectura final de resultados se espera para el tercer trimestre de este año. En caso de aprobación por las autoridades clínicas, la firma estima su posible comercialización en 2021 con unas estimaciones de 248 millones de euros cuando alcance su pico de ventas en 2026 y un margen del 50%.

Cifras ya de por sí de vértigo, pero además el laboratorio acaba de ejercer su opción de licenciar los derechos para desarrollar y comercializar lebrikizumab para el tratamiento de la dermatitis atópica y otras indicaciones en Europa. Estima unas ventas pico alrededor de 450 millones de euros.

Esto supondrá un refuerzo adicional a su pipeline en dermatología para Europa. Se prevé que este compuesto entre fase III a finales de 2019, con un potencial elevado al abordar una necesidad clínica no cubierta (dermatitis atópica), lo cual constituye un mercado de elevado tamaño, buenas perspectivas y pocos jugadores.

Teniendo en cuenta la suma de las partes, los royalties pendientes de AstraZeneca y las altas probabilidades de éxito de sus principales medicamentos en estudio, los analistas de Renta 4 han fijado un precio objetivo de Almirall sobre los 20 euros por acción, lo cual supone un potencial alcista superior al 35% desde su actual cotización de mercado.

Esta estimación de precio objetivo se sitúa dos euros por encima del máximo absoluto registrado por Almirall en 2015 cuando tanteó los 18 euros por acción. Este año, de momento, acumula una revalorización de más del 17% que le ha puesto en disposición de superar la fuerte zona de congestión que encuentra sobre los 16 euros.

Artículos relacionados