Bankinter cer­ti­fica el drás­tico giro de ex­pec­ta­tivas tras los mo­vi­mientos del BCE

El Euribor permanecerá en negativo en 2021 en el peor escenario bancario posible

Algunos bancos basan sus planes es­tra­té­gicos pre­su­miendo que el Euribor es­taría en po­si­tivo este año

Euribor, índice de referencia
Euribor, índice de referencia

El in­forme de es­tra­tegia de Bankinter para el tercer tri­mestre de este año con­firma las peores pre­vi­siones del mer­cado res­pecto a los tipos de in­té­res. Los ana­listas de la en­tidad creen que el Euribor a 12 me­ses, la prin­cipal re­fe­rencia para es­ta­blecer los pre­cios de las hi­po­te­cas, se­guirá en ne­ga­tivo en 2021 in­cluso en su es­ce­nario más op­ti­mista. Concretamente en el -0,05%, un tipo que con­dena a la banca a otro largo viaje en el tiempo hasta los tipos po­si­ti­vos.

El giro de expectativas de las casas de análisis está siendo radical y afecta a muchas otras firmas, que están revisando sus previsiones en la misma dirección. Tras la nueva senda marcada por Mario Draghi, el mercado se anticipa ahora a una larga etapa de tipos de negativos. El Banco Central Europeo (BCE) ya ha anunciado que no habrá subida del precio del dinero hasta el primer semestre del año que viene, pero gran parte de los analistas ya está descontado que el tipo de intervención habrá bajado cuando termine el año en curso.

Bankinter, uno de los bancos más activos a la hora de mojarse sobre la evolución del Euribor, ha actualizado de forma muy brusca sus previsiones en los últimos tiempos. Sólo hay que remontarse a la publicación el informe de estrategia 2019-2020. Entonces, la firma anticipaba un Euribor a 12 meses al -0,01% hasta el cierre de 2019. El indicador se sitúa ahora en torno al 0,21% y Bankinter lo ve ahora a final de año en una banda entre el 0,15% y el 0,30%.

Para el año que viene, la entidad vaticinaba hace unos meses que el Euribor subiría hasta niveles entre un mínimo del 0,40% y un máximo del 0,70%, con un escenario central del 0,50%. Ahora, la banda se sitúa entre el -0,10% y el -0,20%, mientras que para 2021 la horquilla está entre el -0,05% y el 0,15%. Respecto al tipo de intervención del BCE, lo ve en el peor de los casos en el -0,10% el año que viene y en 2021.

Por lo tanto, los márgenes de la banca española seguirían sometidos a una extraordinaria presión a dos año y medio vista. Y también sus cotizaciones. "Estamos viendo un continuo deterioro del sector en Bolsa porque el mercado anticipa que la rentabilidad esta muy, muy lejos. Nadie se cree el mensaje del BCE de que los tipos bajos benefician más que perjudican a la banca porque expande la demanda crediticia", aseguran fuentes bursátiles.

La banca afronta el cierre inminente del primer semestre con las reservas de bonos bien cargadas gracias al desplome de los precios en el mercado de deuda, pero con unas valoraciones bursátiles muy preocupantes. "Apenas hay dinero para los bancos en bolsa. Casi nadie está tomando posiciones a medio plazo porque las perspectivas para el sector han empeorado drásticamente en cuestión de tres meses. ¿Por qué no van a ir a peor?, señala un analista del sector.

La evolución del Euribor ha demostrado hasta qué punto pueden saltar por los aires en cuestión de semanas los escenarios previstos por los analistas y por las propias entidades. Bankia o Sabadell presentaron sus planes estratégicos presumiendo que el Euribor ya estaría en positivo este año. Bankía preveía que alcanzaría el 0,29% este año y el 0,73% en 2020, mientras que la entidad catalana asumía que el 12 meses estaría en el 0,29% este mismo año.

Artículos relacionados