Los in­ver­sores se pre­paran para un ve­rano di­fícil am­pliando sus ni­veles de li­quidez

La oleada de 'profit warning' en Europa enciende las alarmas bursátiles

El 'Brexit' y la des­ace­le­ra­ción em­piezan a pasar fac­tura a las grandes co­ti­zadas

ibex
ibex

Si las em­presas co­ti­zadas que­rían ace­lerar el vuelo hacia li­quidez de los grandes in­ver­sores mun­dia­les, los 'profit war­ning' que pro­li­feran a uno y otro lado del Atlántico y muy es­pe­cial­mente en Europa han con­se­guido el ob­je­tivo. Los ges­to­res, que según la úl­tima en­cuesta de Bank of America Merrill Lynch (Bofa) no eran tan ne­ga­tivos en renta va­riable desde 2009 (un 21% del total so­bre­pon­dera la ac­cio­nes), tienen buenas ra­zones para se­guir ha­ciendo las ma­letas y salir co­rriendo este ve­rano.

Las últimas noticias son preocupantes. El gigante automovilístico Daimler acaba de firmar su tercer 'profit warning' en un año. Y, en el más difícil todavía, el histórico fabricante danés de equipos de lujo de imagen y sonido Bang & Olufsen ha igualado la marca en un plazo mucho más corto de siete meses. El número se amplía con las rebajas de previsiones en los últimos días de empresas de los más diversos sectores. El tijeretazo no puede ser más global.

La aerolínea Lufthansa, el proveedor británico de soluciones para la industria de semiconductores IQE o el gigante de los semiconductores Broadcom son algunas de las últimas víctimas de una plaga de 'profit warning' que cuestionan la estabilidad de las cuentas de las empresas y que anuncian un verano complejo en bolsa. Algo así como un enorme aviso para navegantes antes de la presentación de los resultados del primer semestre.

"Del análisis de los 'profit warning' se deduce que no estamos antes problemas particulares, aislados, de estas grandes empresas. Detras están el veto de Estados Unidos a Huawei, la guerra de precios entre las grandes aerolíneas, el 'Brexit' o la desaceleración económica. Un cóctel francamente preocupante porque vivimos en un momento de muy poca visibilidad en los mercados. Esto es la puntilla, al menos a corto plazo", señalan fuentes bursátiles.

Las gigantes del análisis internacional advierten del efecto dominó. Los analistas del banco británico HSBC cren que la fuerte rebaja de estimaciones de Lufthansa se extenderá a otras aerolíneas europeas, envueltas en una batalla tarifaria, pero que también acusan ya la rebaja de la demanda de vuelos. La ralentización de la economía europea empieza a pasar factura a los sectores estratégicos, y los problemas de una empresa son los problemas de todas las del sector en mayor o en menos escala.

En el sector del automóvil sobran los motivos para la preocupación por la crisis del diésel, la guerra comercial o la reglas del juego medioambientales cada vez más estrictas. Un cúmulo de factores que han puesto al sector contra las cuerdas. Como el financiero en Europa, aislado en bolsa por la posible bajada de tipos en Europa. Un bofetón para una sistema financiero que anticipada subidas del precio del dinero este mismo año.

España no es ajena al movimiento. El presidente de Bankia ya advirtió la semana pasada que el objetivo de 1.300 millones de beneficio contemplado en su plan estratégico podría ser revisado. Algo que ya han hecho a gran escala las inmobiliarias, desde Neinor -reincidente en sus 'profit warning'- pasando por Metrovacesa o Quabit. También Ercros se ha subido al carro de los recortes de previsiones entre las compañías del mercado continuo.

La ola de 'profit warning' continúa en un mercado bursátil convulso en Europa. Sólo en el primer trimestre del año casi 90 empresas rebajaron sus previsiones de ventas y beneficios sólo en el Reino Unido. La cifra volverá a ser escandalosa en este segundo trimestre por el fantasma del 'Brexit', mientras en todo el continente los inversores empiezan a perder la paciencia en unas bolsas que ya dieron lo mejor en el arranque del ejercicio.

El Brexit y todo lo que rodea a la salida de Reino Unido de la Unión Europea ha tenido un importante precio o 'peaje' para las compañías cotizadas de Reino Unido. Un total de 89 profit warnings fueron lanzados por cotizadas británicas en los primeros tres meses del año, lo que supone el peor primer trimestre desde la crisis financiera global de hace una década.

Artículos relacionados