Es la única cons­truc­tora en la que au­menta el nú­mero de es­pe­cu­la­dores

El ataque de los cortos a ACS se extiende más allá del conflicto comercial

Las po­si­ciones de los ba­jistas en la cons­truc­tora se acercan al 1% de su ca­pital

Florentino Pérez, presidente de ACS
Florentino Pérez, presidente de ACS

El ne­gocio de las cons­truc­toras va viento en popa en los mer­cados y hay una com­pañía que hasta ahora ha so­bre­sa­lido por en­cima del resto: ACS. Sin em­bargo, su rally po­dría verse fre­nado por la ve­lo­cidad cru­cero que ya ha te­nido y por eso es la única cons­truc­tora que ha au­men­tado el nú­mero de po­si­ciones cortas dentro de su ca­pi­tal. Entre las ra­zo­nes, los as­pectos ne­ga­tivos de sus par­tidas fi­nan­cieras o el im­pacto del con­flicto co­mer­cial, dada su alta ex­po­si­ción a Estados Unidos.

El grupo que preside Florentino Pérez camina a pasos agigantados. De eso no hay lugar a dudas. El volumen inversor se ha incrementado en los últimos tiempos y muestra de ello es la revalorización que ha tenido sobre el parqué madrileño en lo que va de año al sumar más de un 16%. Por encima del comportamiento que ha tenido el índice, que hasta ahora acumula subidas del 7%, aproximadamente.

Pero no es oro todo lo que reluce. El crecimiento fulgurante de la compañía, fruto de su expansión internacional y de proyectos que le han dado buen resultado, es ya demasiado elevado para los hedge funds. Por eso, ACS es la única firma del sector en la que ha aflorado un mayor número de bajista.

Mientras en OHL, Sacyr o FCC se reducen las posiciones cortas, en ACS sucede lo contrario. La última actualización de la CNMV fija el volumen en el 0,52% de su capital, mientras que en la revisión anterior se encontraban en el 0,45%. Y es que AKO Capital ha considerado que es el momento ideal para apostar contra la constructora por haber alcanzado su tope y porque a partir de ahora le podrían venir mal dadas.

Entre otros factores, la principal fuente de ingresos de la empresa llega por Estados Unidos. El 39% de sus ventas son provenientes del país norteamericano y con el incremento de las incertidumbres hay dudas que los inversores están empezando a trasladar a sus estrategias.

El conflicto arancelario y las posibilidades de que se desarrolle una recesión generan cada vez más miedo. Eso, a su vez, provoca diferentes operativas por los compradores que operan contra tendencia.

En este sentido, los analistas Banco Santander, en un último informe de la constructora subrayaban el crecimiento de la cartera de proyectos y la buena dinámica en el ámbito doméstico, así como en los servicios industriales.

Por el contrario, la entidad hacía un apunte dentro de los aspectos negativos, que es algo que pueden empezar a tener en cuenta los hedge funds. Dentro de estos factores se encontrarían “las partidas financieras, con inversiones que ascendieron a 420 millones, debido a una mayor inversión en joint ventures de concesiones y proyectos de energías renovables”.

También, la caída de la facturación en México (35% interanual) por “la debilidad del contrato de Pemex y el aumento de los 'activos disponibles para la venta', desde 1.000 a 1.800 millones de euros que, aunque podrían atribuirse a los activos asignados a ZeroE, nos hubiera gustado ver más claridad en la publicación de resultados”, concluía el banco.

Aumento del dividendo como contrapartida

Aun así, ACS sigue intentando captar entradas vía compensación a sus accionistas. Muestra de ello es el reparto extraordinario con el dividendo complementario que finalmente será de 1,450 euros por acción, lo cual supone un 54% más que el del pasado año y que se abonará a través del sistema de 'scrip dividend', tal y como informó la empresa.

Así las cosas, el grupo emitirá 12,58 millones de nuevas acciones para atender el pago en títulos. Más adelante, amortizará una cantidad similar de acciones propias en autocartera para evitar la dilución de las participaciones de los socios que prefieren recibir el abono en cash.

Con esta remuneración, sumada a la ya abonada a cuenta el pasado mes de febrero, el grupo de construcción, servicios y concesiones habrá repartido a los socios un dividendo total de 1,90 euros por título. Esto es un 37,6% más que el pasado ejercicio.

Artículos relacionados