Reconoce que ocupa y preo­cupa el grado de con­cen­tra­ción en al­gunas po­bla­ciones

La CNMC enciende la luz roja ante el incierto futuro y cierre de sucursales bancarias

Marín Quemada con­si­dera que es un pro­ceso im­pa­rable por las nuevas tec­no­lo­gías

Marín Quemada .
Marín Quemada .

El pre­si­dente de la Comisión Nacional de los Mercados y Competencias (CNMC), José María Marín Quemada, ha mos­trado su "ocupación y preo­cu­pa­ción" sobre la evo­lu­ción del sector ban­cario es­pañol que ya tuvo que asumir desde la crea­ción de dicho or­ga­nismo con la mul­titud de fu­siones e in­te­gra­ciones que se pro­du­jeron como con­se­cuencia de la crisis fi­nan­ciera y eco­nó­mica.

Aunque asume que el proceso de cierres de sucursales es "imparable", el radar de la CNMC está pendiente de que no se excedan los límites que lleven a una alta concentración en algunas poblaciones.

La Comisión Nacional de la Competencia (CNMC) mantiene la vigilancia sobre el sector bancario español y ante la posibilidad de que se produzcan situaciones monopolísticas en algunas poblaciones por el continuado cierre de sucursales por parte de los bancos que han sobrevivido a toda la crisis sufrida.

"El cierre de oficinas es un proceso imparable", asume José María Marín Quemada dada la necesidad de la búsqueda de una eficiencia y rentabilidad con bajos tipos de interés, así como por el desarrollo de nuevos canales digitales que permiten una relación a distancia de los clientes con sus bancos.

No obstante, Marín Quemada advierte que cuando se produce un proceso de concentración tan continuado e intenso "es señal de semáforo rojo", ya que se debe tener en cuenta las repercusiones finales sobre los clientes, sobre todo en aquellos poco familiarizados con las nuevas tecnologías y que aún optan por acudir a la oficina de su entidad.

"Cada vez se usan menos y hay que entender que se cierren. Si dos bancos se fusionan y tienen dos oficinas en una misma localidad, es lógico que una de ellas se integre en otra", ha precisado durante su intervención en el curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, que organiza anualmente la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).

La CNMC que aún preside Marín Quemada también tuvo que analizar en 2015 el conflicto por las comisiones que cobraban por la extracción de efectivo de los cajeros automáticos ante la sospechosa coincidencia de precios entre los mayores grupos bancarios españoles.

Sin embargo, considera que ahora hay una mayor fidelidad de los clientes con su banco principal y que acuden a sus cajeros para la extracción de efectivo, una práctica, según Marín Quemada, cada vez menos usual ante el mayor uso de las tarjetas de crédito o débito en sus compras habituales.

Casi despedida

José María Marín Quemada se ha convertido en uno de los ponentes habituales del encuentro anual que se celebra en el Palacio de la Magdalena. Su presidencia al frente de la CNMC concluye el próximo mes de septiembre, pero él está pendiente de que el panorama político se normalice para que puedan proponer a su sustituto.

El presidente de la Autoridad Fiscal Independiente (AiREF), José Luis Escrivá, se encuentra en una situación similar, aunque en su caso sin visos de una continuidad provisional. Escrivá ha incidido en la necesidad de "una mejor gobernanza" de las instituciones públicas y en que la equiparación fiscal entre la gasolina y el diesel aumentaría la recaudación en 1.318 millones de euros.

La ponencia final ha sido de la del presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, que ha defendido que el tuit de la presidenta del Santander, Ana Botín sobre Dia, no fue apropiado pero tampoco sancionable. Albella se ha mostrado partidario, aunque se de manera voluntaria, que las compañías presenten sus resultados trimestrales.

Artículos relacionados