Su pre­si­dente "aspira" a con­ver­tirse en líder en la nueva pro­duc­ción en ese seg­mento

ING Direct se lanza al negocio hipotecario ante la pérdida creciente de rentabilidad

Su de­pó­sito de alta re­mu­ne­ra­ción ya no renta con tipos a cero y la lle­gada de las fin­tech

Oficina de ING
Oficina de ING

Cuando la apuesta por el pa­sivo ya no vale, lo mejor es vol­carse en el ac­tivo. ING Direct, tras dos dé­cadas de su des­em­barco en España con su cuenta de alta re­mu­ne­ra­ción, hace de la ne­ce­sidad virtud y "aspira", según su pre­si­dente César González Bueno, en con­ver­tirse en el primer banco en la nueva pro­duc­ción hi­po­te­ca­ria. Su ficha ban­ca­ria, a di­fe­rencia de al­gunas fin­tech, y la nueva ley hi­po­te­caria per­mi­ti­rían esta ofen­siva pre­vista para fi­nales de este año o du­rante 2020.

"Es una aspiración, no una promesa ni un compromiso", ha tratado de matizar el presidente de ING España su intención de liderar el mercado de la nueva producción hipotecaria en España o, al menos, codearse con los tres grandes que en términos absolutos marcan mucha distancia en su cartera hipotecaria respecto a la del grupo holandés del león.

César González Bueno, artífice de la puesta en marcha de ING Direct en España al que ha vuelto tras su paréntesis infructuoso al frente de NCG Banco (desde hace unos años Abanca, en manos del venezolano Juan Carlos Escotet), es todo un experto en anunciar retos o metas aunque supongan poner la melena del león de su marca todo enmarañada.

La cuota de nueva producción de hipotecas de ING España era del 6,5% en 2017; del 7,5% en 2018, y en el primer trimestre de 2019 se ha incrementado hasta el 9,4%. Desde luego, con esa progresión el banco considerado online desde su aterrizaje en el mercado español podría alcanzar al final de este ejercicio los dos dígitos ansiados y acercarse al 14% que tiene la primera entidad en nueva producción hipotecaria.

Desde luego, su "aspiración, según su propio presidente, es más que ambiciosa pero se podría lograr gracias a la nueva ley hipotecaria que exige a todo el sector financiero una mayor transparencia en la concesión de estos préstamos. "La ley hipotecaria es buena, sana y bienvenida", ha afirmado González Bueno durante el curso que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

La nueva estrategia de ING en España volcada en el negocio hipotecario por los bajos tipos de interés no supone cambio alguno en las condiciones con aquellos clientes que mantienen los depósitos en el banco. "No nos planteamos cobrar a los clientes particulares", ha precisado su presidente.

César González Bueno ha asumido su fracaso en el negocio con pymes que, hace tan sólo unas semanas, se ha trasvasado a Bankia. "No teníamos un elemento diferencial y tan sólo suponía el 3% de nuestros ingresos", ha indicado el presidente de ING en España.

Ocaso de los cajeros

El presidente de ING en España ha restado importancia al final de su acuerdo con el Popular, tras su integración en el Santander, para la utilización de sus cajeros automáticos por parte de los clientes del banco naranja y ha reafirmado su compromiso con Bankia para la utilización de sus dispositivos.

Al mismo tiempo, González Bueno ha entonado el réquiem por esos terminales que revolucionaron al sector bancario a finales de la década de los setenta del siglo pasado. "El cajero tiene menos futuro que presente", ha sentenciado el presidente de ING Direct. En su opinión, el efectivo ha perdido el partido ante el dinero electrónico.

Artículos relacionados