BOLSA

Bayer cambia de táctica

El duro golpe ju­di­cial su­frido en EEUU a cuenta del her­bi­cida de la re­cién ad­qui­rida Monsanto está obli­gando a Bayer a mo­di­ficar su es­tra­tegia en el sec­tor. Pese a estar dis­puesta a re­cu­rrir hasta el final las de­mandas que acusan al Roundup de can­ce­rí­geno, el la­bo­ra­torio alemán ha puesto en marcha un am­bi­cioso plan de in­ver­siones para in­ves­tigar nuevos mé­todos de com­bate de las malas hier­bas.

En concreto, el grupo tiene intención de realizar inversiones por valor de 5.000 millones de euros en el sector en la próxima década con el fin de recuperar la confianza de clientes e inversores.

La pugna legal por el herbicida Roundup --heredado de su adquisición de Monsanto el pasado año-- ha provocado la peor crisis en Bayer en sus 155 años de historia. El grupo ha perdido los primeros tres juicios con jurado en Estados Unidos, que acusan al Roundup de provocar linfoma no-Hodgkin y que por el momento suponen miles de millones en indemnizaciones. Eso ha provocado la pérdida de casi la mitad de su valor en el último año.

Aunque Bayer ha optado por apelar todos los veredictos hasta ahora en defensa de la seguridad del herbicida y su principio activo, el glifosato, todos estos problemas legales le están obligando a buscar alternativas. Bayer asegura que el glifosato seguiría teniendo un papel importante en su cartera, pero también se ha comprometido a ofrecer más posibilidades de elección a los potenciales clientes.

El objetivo además es reducir su impacto medioambiental un 30% para 2030 a través de nuevas tecnologías con la producción de herbicidas más precisos y al tiempo mejorará la transparencia respecto a la seguridad de sus productos. Estas medidas buscan combatir las dudas surgidas sobre Bayer desde que compró Monsanto respecto a que sus productos provocan enfermedades y dañan el medioambiente.

Pese a estos esfuerzos, los analistas creen que la pugna legal seguirá penalizando la acción en el corto y medio plazo a la espera de conocer el coste final de todos los litigios, que podría estar, según las estimaciones, entre los 5.000 y los 25.000 millones de euros.

El valor, señalan los expertos técnicos, no estará en condiciones de recuperar la tendencia alcista mientras se mantenga por debajo del nivel de los 55 euros por acción. Posibilidad que por ahora parece bastante lejana.

Artículos relacionados